Jornada sobre la “Importancia de los Sentidos” en la Escuela Nº 1

Esta mañana, en la Escuela Nº 1 se llevó a cabo una charla cuyo tema fue “la importancia de los sentidos”, organizada por el consejo Municipal del discapacitado para la cual invitaron al profesor Marcelo Calvo, quien es no vidente, como participante principal de la misma.

Laura Lacunza fue quien presentó al profesor y a su vez expresó que esta es la primera jornada de las siguientes que se darán en un año de trabajo en conjunto.

El Profesor Marcelo Calvo dijo estar muy contento con la charla y con las preguntas que le hicieron los chicos.

Dijo que les relató a los chicos la importancia de los sentidos, que ninguno reemplaza al otro pero que cada sentido da una información que hay que aprender a integrarla.

Adelantó que luego de la charla con los chicos iba a tener un encuentro con los padres en donde hablarán sobre las actitudes de la comunidad cuando una comunidad no preparada aparecen personas con discapacidad y de la integración como necesidad de los seres humanos.

Manifestó que él es no vidente desde que nació y que existe una diferencia entre los no videntes de nacimiento y los que por alguna razón perdieron el sentido de la vista. Al respecto dijo que desde la adolescencia le interesó saber como eran los colores y que para explicárselos utilizaron asociar sensaciones a los colores como por ejemplo el rojo con el fuego. “Es otra forma de concebir el mundo”.

Contó que algunas veces hay que evitar situaciones y relató una experiencia por la cual pasó en un ómnibus. “Siempre sugiero en las charlas ponernos en el lugar del otro a ver que nos pasa”.

Explicó que la idea de contarle a la gente su experiencia surgió como necesidad de transmitir un mensaje a la gente para que supiera y conociera la vida de él y de los demás que son como el, lo que lo llevó a estudiar y leer mucho.

Relató la historia de cómo se enamoró de su mujer, una directora de escuela para no videntes. Ella lo invitó a su casa, al campo de sus padres hasta que un día se aventuró a hablarle. Se puso de novio pero los familiares de ella no lo aceptaban a él por su ceguera. Tal es así que cuando se casaron no fue casi nadie, lo mismo que cuando nació su primer hijo. Cuando enferma una hermana de ella, los suegros de Marcelo hablan con el por primera vez. La hermana muere y luego su suegro lo llama para decirle que se había equivocado con él porque creía que los ciegos no servían. “Que sirva para los que leen o escuchan, son buenísimas personas que hablaban a priori sin conocer”.