De corazón a corazón

 

El consuelo se verifica principalmente en el habla, en las palabras dirigidas que vuelven a otorgar sentido al sinsentido que toda pérdida provoca. Pero las palabras no deben ser vanas esperanzas, ya que éstas pasan de lado junto a la persona. En las vanas esperanzas no le hablo bien a alguien sino que hablo más allá de él. Digo algo de lo cual no yo mismo estoy convencido. Salen palabras de mi boca que no brindan asidero y que no otorgan sentido.

Consolar significa en cambio hablarle al otro, decirle palabras que le lleguen, que tengan un valor toralmente personal, que se abran paso hasta su corazón.

Consolar significa hallar palabras de corazón a corazón. Palabras que vienen de mi corazón y que no son pura retórica,  palabras que conmueven el corazón del otro, que le abren un nuevo horizonte y le permiten una posición firme.

Anselm Grün