Juntos pide la aplicación plena de la Ley de Salud Mental

El Bloque de Concejales Juntos, presenta el siguiente Proyecto de Resolución, solicitando al Ministerio de Salud Nacional y Provincial la efectivización plena del cumplimiento de la Ley 26.657 en todos sus términos. Ya que ésta, en su artículo primero asegura el derecho a la atención y la protección de la salud mental de todas las personas. Y el goce de los derechos humanos de quillas con padecimiento mental.

Solicitando también al Poder Ejecutivo Nacional que reglamente de manera urgente el Art. 32 de dicha ley, donde establece que debe utilizarse al menos el 10% del presupuesto de Salud.

Y encomendado al Ministerio de Salud Nacional y Provincial, la modernización de las instituciones existentes, asegurando la atención integral y la no estigmatización del paciente.

VISTO:

Que la Ley 26657   en su artículo 1° asegura el derecho a la atención y la protección de la salud mental de todas las personas y “el pleno goce de los derechos humanos de aquellas con padecimiento mental y jerarquiza la labor del equipo interdisciplinario.

CONSIDERANDO:

Que la prioridad debe estar puesta en garantizar el derecho de toda la población a recibir una atención sanitaria de la más alta calidad.

Que una de las debilidades de esta ley es la utilización del débil término “padecimiento mental”, que no alude a un diagnóstico técnico y que puede ser interpretado de muy diferentes maneras.

Que la Ley 26657 prevé el cierre definitivo de los hospitales monovalentes en el año 2020. ¿Por qué el cierre? Porque en su concepción filosófica el hospital monovalente es el enemigo a combatir. No la lógica manicomial, sino el edificio mismo del manicomio

Que la “lógica manicomial” es el abandono convertido en razón técnica, naturalizada, especie de crueldad ilustrada y racionalizada desde una filosofía de la exclusión, de concepciones discriminadoras, de las que nuestra historia como Humanidad tiene, por desgracia, ejemplos múltiples.

Que se ven familias enteras preocupadas porque no saben qué hacer y no se sienten acompañadas por la legislación vigente, dado que  la Ley tiene una incorrecta aplicación en algunos de sus puntos.

Que la Ley prevé que se constituya una red de “dispositivos alternativos” que sustituyan al hospital monovalente.

Que dicha red jamás se creó.

Que desde la Asociación de Psiquiatras Argentinos sostienen que prefieren llamar hospital especializado en Salud Mental al hospital monovalente, que el hospital de especialidad debe cambiar, y se pronuncian absolutamente en contra de la lógica manicomial.

Que dicha Asociación también sostiene que un hospital especializado es indispensable en una red de atención de la Salud Mental de la población. Pero no solo el hospital especializado, sino también los hospitales generales con la adecuación necesaria, y toda la red que hoy falta y es indispensable también: casas de medio camino, hospitales de día, casas de convivencia, emprendimientos sociales laborales, institutos de tratamiento de consumos problemáticos, etc.

Que la lógica manicomial no está en el edificio, sino en las concepciones de quienes llevan adelante la atención de pacientes.

Que se ha sostenido un desmantelamiento del hospital especializado en lugar de reformar, mejorar sus condiciones o construir alternativas. Un hospital especializado debe tener el mejor nivel de psiquiatría existente y si no fuera así debería ser denunciado por toda la comunidad.

Que la política de desmantelamiento de los recursos es una política manicomial: una política de restricción de derechos. La política de externaciones compulsivas a redes inexistentes es una política manicomial.

Que el manicomio existe fuera de las paredes de los hospitales: son los pacientes con trastornos mentales abandonados en las calles, los rechazados en las guardias de hospitales generales, los que terminan en las cárceles involucrados o usados para el delito.

Que desde la Asociación de Psiquiatras Argentinos, APSA, sostienen que el hospital de especialidad debe cambiar. Se pronuncian absolutamente en contra de la lógica manicomial, de la lógica del abandono y de la violencia, y abogan por un hospital moderno, en el que los derechos humanos de los pacientes sean respetados sin excepción, y en el que el equipo interdisciplinario sea el encargado de atender, planificar y rehabilitar.

Que es necesario contar con dispositivos institucionales y recursos profesionales necesarios para garantizar la no violencia institucional, que garanticen por sobre todo los derechos humanos fundamentales como el de salud y la vida.

Que el mayor problema de esta normativa es que no se cumple en su totalidad.

Que cerrar efectores sin construir las “redes alternativas” constituye un desmantelamiento neto, con particular perjuicio de la porción más necesitada de la población. Y esto en el contexto de un sistema progresivamente desfinanciado, se parece más a un recorte presupuestario que a la aplicación de una filosofía de atención de la salud mental.

Que justamente el artículo 32 de la Ley que refiere al presupuesto no se encuentra reglamentado en el Decreto Reglamentario 603/2013.

 Que sin un diseño de salud integral y un presupuesto acorde no hay justicia sanitaria

Que sin hospitales públicos no hay Salud Pública.

Que sin Salud Pública no hay Psiquiatría ni Salud Mental.

Que sin Psiquiatría no hay Salud Mental.

                                                                    PROYECTO DE RESOLUCIÓN

ARTÍCULO 1: Solicítese a los Ministerios de Salud Nacional y Provincial la efectivización plena del cumplimiento de la Ley 26.657 en todos sus términos.

ARTICULO 2°:  Solicítese al poder Ejecutivo Nacional reglamente de manera urgente el Art. 32 de la Ley 26657 que establece que debe utilizarse al menos un 10% del presupuesto de salud.

ARTICULO 3°: Encomiéndese al Ministerio de Salud Nacional y Provincial, modernizar las instituciones existentes, asegurando la atención integral, la interdisciplinariedad y la no estigmatización del paciente.

ARTÍCULO 3: De forma.