EXPORTADORES CONFORMES CON LA PRÓRROGA DEL CONTRATO PARA EL MANEJO DE LA HIDROVÍA

El Ministerio de Transporte extendió el contrato del Gobierno con la Administración General de Puertos (AGP) por el manejo de la Hidrovía, hasta que entre en funcionamiento el nuevo adjudicatario de la licitación y los exportadores manifestaron su conformidad con la medida.

El Gobierno decidió prorrogar el contrato con la AGP, que tenía una fecha de finalización el 11 de septiembre, y eso genera tranquilidad, para que siga siendo la encargada de la gestión y contratar a las empresas de dragado y de balizamiento”, manifestó Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara Argentina de la Industria Aceitera (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales.

Ahora, la AGP seguirá a cargo de la gestión de la Hidrovía hasta que se realice una nueva licitación cuya fecha aún no fue confirmada y en este sentido, los exportadores explicaron que lograron entablar una mesa de diálogo permanente con la empresa pública, lo que alejó los temores de una gestión que complicara el funcionamiento de la estratégica vía logística.

Hace algunas semanas, el representante de los aceiteros había denunciado la “precaria situación contractual de la principal ruta de las exportaciones argentinas” – que concentra el 80% del total del país, incluyendo prácticamente todo el sector agro exportador de Rosario- y reclamó en este momento alguna solución a la espera de la “licitación larga” que queda a cargo del Ente Nacional de Control y Gestión.

Más dragados para mejorar la navegabilidad

Casi a un año de administración estatal, Idígoras destacó el vínculo con la Administración General de Puertos: “La gestión es positiva y también hemos notado transparencia. Hay reuniones periódicamente con todos los usuarios de la Hidrovía, y hay tareas eficientes y ágiles para responder a las necesidades de dragado y balizamiento”.

Sin embargo, para el dirigente sigue habiendo dificultades “con las ordenes de servicio que tiene que aprobar la Subsecretaría de Vías Navegables”. Puntualmente, con los denominados “pasos críticos” que ya fueron identificados. “La navegabilidad es el principal sustento logístico del comercio exterior”, cuestionó.

Idígoras remarcó que el pedido –que también hizo la Bolsa de Comercio de Rosario— se debe a las condiciones hídricas generadas por la bajante extrema del río Paraná, que lleva casi tres años: “La Hidrovía tiene una larga extensión, y hay puntos en los cuales cuando mejora el nivel del agua, como viene pasando estas últimas semanas, claramente se genera mayores sedimentos, por lo cual hay que habilitar dragados extra para mantener niveles adecuados de navegabilidad. Ese es el tema central, que hoy está pendiente”.

Pese a los reclamos, consideró que el Estado está avanzando con obras similares a las que reclaman desde hace años en el sector privado: “AGP lo está haciendo, como en los ensanches de accesos que van a permitir una mejor navegabilidad, más ágil y segura”. Y remarcó que la empresa estatal “está trabajando en una serie de temas como la modernización de sistemas de control de la navegabilidad en la vía, con eso creemos que hay un trabajo interesante. Se está armando un nuevo sistema con boyas inteligentes, con mapas satelitales, y otros elementos adicionales que dan mayor garantía a la navegabilidad”.

Además, el presidente de la Cámara Argentina de la Industria Aceitera puso en duda la factibilidad de extender los límites de la Via Navegable, tal como reclaman los gobernadores del norte del país: “Hoy la Hidrovía está pensada hasta Timbúes porque la carga permite rentabilidad hasta ese punto. Para poder pensar en una ampliación, más que una tarea de dragado, la carga tendría que llegar a las restantes provincias. Se necesita más un plan productivo que de infraestructura en nuestra opinión”, sentenció Gustavo Idígoras.