Año del 40 aniversario de la Recuperación Democrática Argentina

24/01/2023

UCR SALADILLO
Año del 40 aniversario de la Recuperación Democrática Argentina.

Exigimos al gobierno argentino no estar en el mismo bando de las dictaduras.


Los representantes de los Estados que integran la CELAC se reúnen los días 24 y 25 de enero del año 2023 en Buenos Aires en el 40 aniversario de la restauración democrática argentina. 1983 fue un hito regional que inició una ola democratizadora en varios países hermanos, atravesados por dictaduras militares. Por decisión de los argentinos este proceso fue conducido por la Unión Cívica Radical en el gobierno de Raúl Alfonsín- Entonces la política de integración, cooperación y coordinación de políticas estuvo estimulada por el reconocimiento y gratitud a la solidaridad latinoamericana durante la guerra de Malvinas.
A los representantes de los estados de los pueblos hermanos reunidos en la CELAC
les manifestamos que como hace 40 años sostenemos el compromiso con la autodeterminación de los pueblos, la promoción de la democracia, los beneficios de la libertad, el respeto y la promoción de los derechos humanos. Desde 1983 nuestra política fue categórica de solidaridad con los pueblos que luchaban por la democracia y la libertad: Uruguay, Brasil, Bolivia y luego Paraguay y Chile recibieron nuestro apoyo explícito. Gracias a la lucha de esos pueblos hermanos y de la solidaridad de la región.
Allí terminaron las dictaduras militares. El Gobierno de Alfonsín, además, puso fin a las tensiones permanentes con Chile por cuestiones limítrofes, y los riesgos de guerra terminaron con la negociación y firma del Tratado de Paz y Amistad de 1984.

Para el progreso aportó a la integración y el desarrollo económico y social desde 1985. Desde allí el surgimiento del MERCOSUR y una política activa para acuerdos bilaterales y multilaterales en ALADI-Recordamos siempre que para la autodeterminación de los pueblos el Presidente Alfonsín reclamó en los jardines de la Casa Blanca, al Presidente Ronald Reagan de los Estados Unidos, la no intromisión en Centroamérica, el respeto a la soberanía, entre ellos la del pueblo nicaragüense. En esta línea y en los distintos foros reclamamos el cese del bloqueo a Cuba, con el fin de que su población no continuase sufriendo los efectos de una disputa hegemónica entre dos potencias, con intereses ajenos a nuestros países. Y nos dimos una estrategia exitosa del retorno cubano a la familia latinoamericana de la que estaba aislada. Desde entonces tuvo nuevos y numerosos reconocimientos nacionales y facilidades para integrar los organismos de la Región.

Desde allí es que reclamamos a las dictaduras nicaragüense y cubana el retorno a la democracia y la libertad tal como supuso nuestro esfuerzo y para que, entre otras cosas, sus jóvenes no emigren abandonando patria y familias. Del mismo modo que terminamos con las dictaduras solventadas desde el exterior se debe poner fin a las dictaduras de las burocracias para que cunda la libertad en la Región.

En ese marco en Venezuela estamos involucrados por principios y por solidaridad con los miles de exiliados en nuestro País. La U.C.R. sigue con atención, las tentativas de diálogo entre Gobierno y la oposición venezolana que concluya con elecciones libres, sin proscripciones y con la libertad inmediata de todos los presos políticos. Que cesen las persecuciones y se juzgue a los violadores de los derechos humanos.

Por todo esto, Hoy, la UCR. le exige al gobierno argentino que no estemos en el mismo bando de las dictaduras.
Es inaceptable tener una política vacilante con la situación política del hermano pueblo peruano y a la par una firme defensa de Daniel Ortega en Nicaragua, de Maduro en Venezuela y del Partido Comunista en Cuba. Con alineamientos internacionales contradictorios y prácticas políticas infantiles, el Gobierno ha erosionado el prestigio y la influencia que la Argentina poseía, como estado democrático y solidario. Tal como lo hizo el Partido Justicialista en la década del 90 con las relaciones carnales con Estados Unidos y los ositos de peluche con los kelper. En esta perspectiva lamentamos las decisiones y falta de respeto a la OEA para la reunión de la CELAC.

Queremos ponderar, además, la firmeza del Presidente Lula frente a los desestabilizadores de Bolsonaro. (No son demócratas los que no reconocen sus derrotas). Esta valentía es central para la libertad en la Región. Su presencia y la ausencia de Maduro y Ortega son grandes datos para el desarrollo de la democracia y la libertad en América Latina. Y también nos alegramos que haya decidido, con el gobierno argentino, reimpulsar la alianza estratégica decidida por nuestros países en 1985 retomando temas de punta para la integración económica y económica y que jamás se debieron
abandonar.
Por esta Cumbre de la CELAC, la UCR reclama del gobierno una posición diplomática coherente, conforme a la historia y principios de la política exterior argentina. Y que haya un proceso de unidad latinoamericana que no acuda a una falsa diversidad o pluralidad que sientan a un mismo nivel moral, democracias con dictaduras.

“Los hombres deben ser sagrados para los hombres y los pueblos para los pueblos”. Hipólito Yrigoyen