HACE 50 AÑOS (27-02-73) PRONUNCIE MI PRIMER DISCURSO POLITICO ANTE UNA MULTITUD.

“Fue en el cierre  de campaña de la UCR de Saladillo. El último de los  oradores de ese día fue el Dr. Raúl Alfonsín. No arriar las  banderas históricas de la UCR es responsabilidad de todos aquellos que sientan que por sus venas corre sangre radical sean dirigentes o militantes. Como hace 50 años, sigo pensando que el radicalismo es  el partido de justicia social, las libertades públicas, del sufragio, de los derechos humanos, el partido  de  los desprotegidos de la sociedad. “Carlos Antonio Gorosito 

“Ya  estaba acostumbrado a hablar  ante grupos de personas. Lo había hecho en los recreos de la Escuela Primaria (La número 18 “Gral. San Martín»  de Saladillo) ante mis compañeros sobre historia argentina básicamente.   Después en el Colegio Secundario “Manuel Pardal”   también en los  recreos o en algún evento. Pedir “pasar al frente” a dar lección como se decía en aquellos tiempos eran también una manera de  entrenarme en el ejercicio de la oratoria.  “Que hable el Goro” era una muletilla que usaban frecuentemente mis compañeros de colegio, algunas veces  para escucharme con atención, y otras veces para burlarse de mí. Parelmente concurría al Comité de la UCR de Saladillo, en las  reuniones o ante la presencia de algún dirigente que visitaba la ciudad mies preguntas  siempre estaban precedidas de  alguna reflexión, o que me  iba entrenando en el arte de hablar en público. Como así también la presidencia del Club Estudiantil. Pero sin duda alguna mi primer gran desafío como orador  fue  el martes 27 de  febrero de 1973, ese  día se realizó en Saladillo el acto de cierre  de  campaña de la UCR. El 11 de marzo se votaba para  Presidente y Vice de la Nación,  Gobernadores Provinciales e Intendentes Municipales, además de los cargos legislativos  en los distintos niveles en todo el país, es decir legisladores nacionales, provinciales y concejales y consejeros escolares en los  municipios. El acto en Saladillo adquiría particular relevancia porque el cierre  del mismo estaría a cargo del Dr. Raúl Ricardo Alfonsín, quien en la internas de 1972  había perdido la  nominación como candidato de la UCR y  su vez nuestro convecino el Dr. Alejandro “Titán” Armendáriz había perdido en esa mismas elecciones internas la nominación como candidato a Gobernador ante el Dr. Cesar Martín García Puente. El Dr. Alfonsín era de todas maneras una figura en ascenso  en el radicalismo y en la política argentina y venía a prestigiar  la tribuna partidaria.  La semana anterior al acto junto a un grupo de correligionarios estábamos doblando boletas para sus destrucción entre  nuestros conciudadanos, llega entonces  “Titán”  Armendáriz y comentó que ya estaba definida la lista de oradores, pero agrego “falta un representante de la Juventud  y  puede ser Gorosito”. ”. “Si Gorosito” acota  José Alberto Acosta “Larita” quién fuera secretario privado de Titán. Todos aplaudieron y quede designado como orador por los jóvenes. Ello implicaba una enorme responsabilidad para mí,  al mismo tiempo que un gran honor, y si bien  ya estaba acostumbrándome a hablar en público,  me invadía el temor a enfrentar una gran multitud y  armar la estructura del discurso. Y fui  entonces a buscar ayuda en una de las personas que tuvo gran influencia en mi vida política y personal: El  Dr. Juan Miguel Curto (uno de los primeros abogados de  Saladillo) era por entonces  mi profesor de  Instrucción Cívica en el Colegio Nacional. Nos encontramos en el legendario  y ya desparecido “Bar Rivadavia” (frente a la Plaza Principal) de Francisco “Pancho” Fosco, otro radical de raza.  En el Bar “Rivadavia” además del público en general, se reunían los radicales, el Dr.  Curto siempre me invitaba a tomar un café en ese bar junto al Dr. Hilario Armendáriz y  Valerio Martin de Iraola, ambos habían sido  Intendentes de Saladillo, mientras que el Dr.  Curto había sido asesor letrado en la gestión de  De Iraola (1963-1963). En esos encuentros  yo aprendía de ellos  sobre el arte de la política.  Del  Bar nos fuimos al estudio Jurídico del  Dr. Curto  y antes de ayudarme a armar el discurso me dijo: “Es la primera y última vez que te voy a ayudar en este tema, después  debes  hacerlo solo. No debes depender de nadie, ni en este este tema ni en ninguno, no podes ser  dependiente en nada y menos en política” y “vaya si me  sirvió ese consejo”.  El DR. Curto me deslizo conceptos, me indico posturas y  gesticulaciones conocía algo del arte de la oratoria. Arme la estructura del discurso y como faltaban unos días para el acto lo ensayaba frente al espejo de un botiquín donde mi padre se afeitaba. En ese momento estábamos pasando una situación familiar muy difícil, mi infancia y juventud lo fue. Hacía poco que habíamos sido desalojados de la casa de propiedad de mi abuelo materno (habían fallecidos los abuelos  y la casa se vendió) y nos  trasladamos a una pieza de adobe del “rancho” de mi abuelo Gorosito. En la pieza de adobe dormían mis padres, mis siete hermanos menores y yo  suelo. Una tía nuestra Leticia dormía afuera debajo de una lona. El botiquín estaba en un baño muy precario que distaba un 20 metros de la “habitación rancho”. Esa tía que hacía trabajos domésticos  me compro en cuotas un saco  beige de verano para el día del acto y que después durante mucho tiempo use  tanto en verano, como en invierno. La tía también le pidió una corbata prestada a su patrón el Sr. Ricardo Pérez Codesal (un radical  balbinista de gran  corazón) y la use el día de acto.  Yo y mis hermanos debemos agradecerle a la tía Leticia, ella fue una gran ayuda para nuestra madre, fue algo así como nuestra segunda madre. Finalmente llegó el 27 de febrero de 1973, el acto se realizó  en una tribuna levantada en  las veredas de las venidas Moreno y Rivadavia, donde  hoy está el “Edifico Mayo”, allí  había funcionado una importante tienda “La  Central”.  El público ocupaba  la totalidad la intersección de las Avenidas  Moreno y  Rivadavia. Y se extendía por Rivadavia unos metros tantos hacia la calle Ministro Sojo, como así la Av. Belgrano y también por la Avda. Moreno  hacia la calle Mitre y hacia la Avda. San Martín.  La multitud fue estimada en más de 2.000  personas, una cantidad muy significativa para la época. Fui el primero de los oradores, luego de que el locutor me anunciara tome el micrófono lo apreté muy fuerte y mis primeras palabras fueron estas: “Correligionarios y Amigos: Hoy por  primera vez en mi vida ocupo una tribuna política y lo hago con  la emoción propia de tal circunstancia y con el orgullo de  que esta  tribuna sea la de la UCR, el partido de justicia social, las libertades públicas y del sufragio y de que ella vaya a ser ocupada también por el Dr. Raúl Ricardo Alfonsín futuro presidente de los Argentinos”. Nunca he olvidado esta frase yo  tenía que referirme elogiosamente a Alfonsín de otra manera porque el candidato era el Dr. Ricardo Balbín, pero es la  frase que me  salió en ese momento, luego si hable de  Balbín y de todo lo que tenía preparado decir. La emoción me duró varios días para alguien que estaba dando los primeros pasos en la política era muy importante. Luego  me siguieron en el uso de la palabra Lucia  Elordieta ( candidata a Concejal),  Helios Eseverri (  Candidato  a Senador Provincial por Olavarría), el Dr. Bernardino  Modesto  Althave  ( Candidato a  Diputado  Nacional por Gral. Alvear),el Sr. Rodolfo G. Pérez ( quién era nuestro candidato a Intendente) y finalmente     el Dr.  Raúl Ricardo Alfonsín cerro el acto, me emocione mucho cuando el Dr. Alfonsín me mencionó en  su discurso.  Finalizado el acto se realizó una cena en  salón de  Bomberos Voluntarios que estaba totalmente colmado.  Allí a los postres hicieron uso de la palabra el Ing. Julio Fernando  Volonté  y el Dr. Balbino   Zubiri    (de la ciudad de Azul) ambos eran candidatos  a Diputados  Provinciales, el Dr. Alejandro  “Titán”  Armendáriz  y volvió a cerrar la lista de oradores  Dr. Raúl Alfonsín. Ese acto quedara grabado siempre en mi memoria tenia entonces 18 años  edad y muchos sueños algunos convertidos en realidad, otros  pendientes y algunos  dolores en el camino.  A 50 años de aquel acontecimiento sigo pensando  que la UCR es  el partido de justicia social, las libertades públicas, del sufragio, de los derechos humanos, el partido  de  los desprotegidos de la sociedad.  No arriar las banderas  históricas  de la UCR es una   responsabilidad  de quienes  dirigen en la actualidad a nuestro partido, pero también lo es de la militancia y de todos aquellos que sientan que por sus venas corre sangre radical. Los correligionarios y el pueblo me han honrado con muchas calificadas representaciones partidarias y publicas en todos estos años cuya enumeración no haré. Hoy  a los 68 años de edad me  mueven los mismos ideales   de los tiempos juveniles. He sido  y  soy plenamente consciente  de mis limitaciones intelectuales y políticas, pero a mi modo  y en el marco de mis limitaciones seguiré expresándome cuando lo considere  necesario y seguiré en la lucha  política aun cuando mis posiciones sean minoritarias.  Siempre he dicho que renunciar  a  la política es renunciar a la lucha y renunciar  a la lucha es renunciar  a la vida porque la vida es lucha.”

Carlos Antonio  Gorosito, Ex Intendente  Municipal (1991-2015)- Ex Presidente del Comité  de la Prov. de Bs. As de la UCR (2005-2007),Saladillo 27 de Febrero de  2023.

NOTA: La foto en blanco y negro muestra en  momento donde  estoy hablando en la esquina de Moreno y Rivadavia Se divisa la numeración de Avenida Moreno o Rivadavia con el 601. Y los carteles de la formula Bidegain- Calabro  que no habíamos alcanzado a  despegar., dado que el día anterior los muchachos del justicialismo nos habían hecho una pegatina en el lugar donde se hacía el acto. Los conocedores del radicalismo saladillense podrán advertir en la foto cerca de la tribuna al Dr. Alejandro “Titán”  Armendáriz, el Dr. Carlos M. Demaría  Massey (tío de Titán), ambos de anteojos, a Olga Gadi  de Armendáriz  ya Guillermina  Emparanza de Hansen  ( hoja del legendario Intendente y líder del radicalismo saladillense).