Charla sobre avances en el tratamiento del cáncer de colon con metástasis hepática

Organizada por el Dr Alfonso Bozzano, se llevó a cabo hoy una charla en el Hotel Esquina Del Sol con la presencia del importante cirujano Fabio Leiro, Jefe de Cirugía del hospital Penna. Bozzano explicó que la charla se basó en cáncer de colon y metástasis hepática “una enfermedad que todods creíamos hasta hace unos años de muy mal pronóstico, y actualmente, con la combinación de cirugía y quimioterapia, uno puedo obtener bastantes pacientes libre de enfermedad a largo plazo.

Leiro, comentó que la charla se centró en el manejo de los pacientes que se presentan con un cáncer colorrectal con metástasis en el hígado ya sean pasibles de un tratamiento quirúrgico o no. En este último caso, explicó, haciendo algunos tratamientos y/o algunas estratégicas quirúrgicas se puede hacer que una metástasis que no era resecable en su presentación, pueda llegar a ser quirúrgica, que es en definitiva el único tratamiento que la puede llegar a curar.

Respecto de la prevención, explicó que es necesario hacer una dieta escasa en grasas, con muchas fibras y ejercicios. Además, resaltó que es muy importante la detección precoz, para lo que se recomienda a la población en general mayor de 50 años, y aquellos que tengan algún antecedente familiar, la realización de un estudio endoscópico.

Precisó que no está comprobado que exista incidencia ambiental en el desarrollo de este tipo de cáncer.

DATOS ESTADÍSTICOS SOBRE EL CÁNCER COLORRECTAL

Más de 5.000 personas mueren anualmente en Argentina a causa del cáncer colorrectal, de las cuales un 52,34% son hombres y un 47,65% mujeres.

La probabilidad de desarrollar un cáncer colorrectal durante la vida de un ser humano es de un 6% (1 en 18) y es casi similar el riesgo entre los dos sexos.

CANCER DE PULMON                                       16.0%
CANCER COLORRECTAL                                   10.0%
CANCER DE MAMA                                            9.4%
LEUCEMIAS Y LINFOMAS                                   7.1%
CANCER DE PROSTATA                                     6.6%
CANCER DE ESTOMAGO                                    5.6%

 

El cáncer colorrectal es la segunda causa de muerte por tumores malignos luego del cáncer de pulmón y equivale aproximadamente al 10% de todas las muertes por cáncer.

Alrededor del 90% de los cánceres colorrectales se desarrollan en personas de más de 50 años de edad, con un pico de incidencia entre los 65 años y los 75 años.

Se estima que un 65% de los pacientes diagnosticados con CRC en la Argentina son detectados en un estadio avanzado (metástasis) mientras que en Europa y otros países más desarrollados este porcentaje se reduce al 45%.

El pronóstico varía radicalmente de acuerdo al estadio tumoral y cuando el diagnóstico es temprano (situación poco frecuente) la sobrevida se eleva al 80% en el cáncer del recto y al 90% en el cáncer de colon.

Los principales síntomas del CRC son los cambios inexplicables en el ritmo intestinal (estreñimiento-diarrea), sangre en las heces, deseo continuo, doloroso e ineficaz de defecar (tenesmo), eliminación de moco por vía anal, anemia y pérdida de peso.

El CCR es el 4° cáncer más frecuente en varones y el 3° en mujer. Al diagnóstico aproximadamente 40% de los pacientes presenta metástasis de inicio.

Erbitux (cetuximab) es la terapia personalizada de elección para pacientes con CCRm con gen KRAS no mutado. Es la única terapia dirigida que demostró prolongar la sobrevida cuando es combinada con la terapia estándar actual en primera línea de CCRm.Obteniendo una mediana de supervivencia de 23,5 meses.  Erbitux no solamente prolonga la sobrevida sino que ofrece resultados superiores de tratamiento en términos de reducción del tamaño tumoral, tasas de respuesta global cercanas al 60 % y supervivencia libre de progresión. En consecuencia se   aumentan las posibilidades de cura dado que se logran convertir los pacientes que inicialmente eran técnicamente irresecables en resecables. Con Erbitux es posible personalizar la terapia por medio del estado KRAS para brindar el tratamiento adecuado a cada paciente y optimizar los resultados. Implementar el análisis de  KRAS  en el momento del diagnóstico del CCrm permite personalizar el tratamiento a cada paciente evitando efectos adversos innecesarios.

  

CÁNCER COLORRECTAL – PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es el cáncer?

La palabra cáncer se refiere no sólo a una enfermedad, sino que engloba alrededor de un centenar de cuadros clínicos distintos. Sin embargo, todos ellos comparten una serie de rasgos que los caracterizan.

Toda enfermedad cancerosa se produce porque algunas células del cuerpo, que se vuelven atípicas, comenzarán a crecer y se multiplicarán de forma rápida y desorganizada, dando como resultado la aparición del llamado tumor maligno o cáncer.

Estas células anormales, que en principio aparecerán en un órgano determinado, pueden invadir a través de la sangre o la linfa a otros órganos o tejidos; estas localizaciones secundarias del cáncer reciben el nombre de metástasis.

 ¿Qué es el cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal es aquel cáncer que se desarrolla en el cólon (intestino grueso) y/o en el recto. Este tipo de cáncer ha experimentado un notable incremento en las últimas décadas, ocupando el segundo lugar tras el cáncer de pulmón. Entre las mujeres es la segunda causa de muerte después del cáncer de mama, y en el hombre es la tercera causa, detrás del cáncer de próstata y de pulmón.

Está demostrado que se desarrolla gradualmente a partir de pequeños pólipos que en algún momento sufren un crecimiento anormal e incontrolado de sus células.

En relación con los sexos, se puede encontrar una ligera prevalencia de tumores de colon en la mujer y de recto en el hombre. En general, es un tumor bastante raro en personas con edades inferiores a los cuarenta años, siendo la edad media de diagnóstico entre cincuenta y sesenta años.

 ¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo de esta enfermedad?

Factores dietéticos

Las dietas ricas en grasas animales y escasas en fibras presentan un riesgo elevado de aparición de esta enfermedad.

Antes se pensaba en el factor racial como causa probable, pero actualmente se ha visto que cuando una población como la oriental (en principio de bajo riesgo) emigra a otros países, por ejemplo a Estados Unidos, la diferencia con los oriundos americanos desaparece, lo que confirma la importancia del tipo de alimentación.

 Pólipos esporádicos en el colon

Cerca del 33% de los casos de colon afectados por cáncer presentan al menos un pólipo. En 90% de estas formaciones colónicas son benignas y sólo el 10% llega a desarrollar un cáncer. El riesgo de malignidad depende del tipo, tamaño y número de pólipos existentes.

 Síndromes de poliposis intestinal

Hay enfermedades, como la Poliposis familiar hereditaria, que es claramente premaligna. Es una enfermedad hereditaria que consiste en la formación de múltiples pólipos a partir de la adolescencia y que conlleva un mayor riego de padecer cáncer de colon.

Otras enfermedades caracterizadas por la aparición de pólipos, como la Poliposis juvenil, son procesos donde los pólipos se malignizan raramente.

Colitis Ulcerosa

La aparición de cáncer colorrectal está determinada, más que por la gravedad de la colitis ulcerosa, por la duración: cuando esta patología presenta más de diez años de evolución tiene un mayor riesgo de malignización.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

El riesgo de padecer la enfermedad se incrementa en las personas con las siguientes características:

  • Personas mayores de 50 años.
  • Aquellas personas que tienen antecedentes personales o familiares de pólipos o de cáncer de colon (especialmente en familiares jóvenes).
  • Aquellas personas con antecedentes personales de enfermedades inflamatorias del intestino (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn).
  • Quienes ingieren una dieta rica en grasas y pobre en fibras.

 ¿Cuáles son los síntomas del cáncer colorrectal?

En general, las señales de alarma que pueden evidenciar un cáncer colorrectal son:

  • Cambios inexplicables en el ritmo intestinal (estreñimiento-diarrea).
  • Sangre en las heces.
  • Tenesmo (deseo continuo, doloroso e ineficaz de defecar).
  • Eliminación de moco por vía anal.
  • Anemia.
  • Pérdida de peso.

Aún cuando el pólipo sea una lesión benigna y no aparezca síntoma o signo alguno, se pueden producir, a partir de cierto tiempo y en relación con el tamaño y localización, pequeñas pérdidas de sangre. Esta eliminación de sangre, suele ser más común cuando el pólipo es canceroso y tiene carácter intermitente. Esas pequeñas cantidades no pueden apreciarse a simple vista y se necesitan métodos químicos (test de sangre oculta en heces) para su detección. Si el tumor continúa evolucionando dos, tres o cinco años podrán aparecer síntomas anteriormente expuestos y la eliminación de la sangre será visible macroscópicamente (sin necesidad de realizar el test de sangre oculta en la sangre).

¿Existe diagnóstico temprano para el cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal suele diagnosticarse en un estadio avanzado y puede ser muy difícil tratarlo con terapias convencionales.

El 65% de los pacientes diagnosticados con cáncer colorrectal en la Argentina son detectados en un estadio avanzado (metástasis), mientras que en Europa y otros países más desarrollados este porcentaje se reduce al 45%.

¿Cómo se diagnostica este tipo de cáncer?

Cuando el paciente presenta cambios inexplicables en el ritmo intestinal (estreñimiento-diarrea), sangre en las heces, deseo continuo, doloroso e ineficaz de defecar, eliminación de moco por vía anal, anemia y pérdida de peso, el especialista indicará la realización de alguno de los siguientes estudios:

Sangre oculta en las heces: durante unos días, el paciente debe hacer una dieta sin carne y con alto contenido en fibra. Para la detección, se consideran adecuadas las muestras tomadas de tres productos fecales en diferentes días. La detección de sangre oculta obliga a la evaluación mediante sigmoidoscopía, colonoscopía y radiografías con enema baritado.

La sigmoidoscopía profiláctica: en pacientes mayores de 40 años parece disminuir la incidencia de cáncer irresecable (no operable) del colon rectosigmoide. Sin embargo, la relación costo-beneficio está cuestionada, excepto en aquellos pacientes con carga genética demostrada. Aún no se recomienda la sigmodoscopia anual para la detección precoz de carcinoma de colon.

¿Cuáles son los tratamientos disponibles?

Cirugía
La resección tumoral y la extirpación de los ganglios linfáticos regionales es el tratamiento de elección para los pacientes con carcinoma resecable (fase temprana) de colon que toleran la cirugía.

Radioterapia

Se restringe a las lesiones tempranas del cáncer de recto, se da preoperatoriamente para aumentar el índice de operabilidad y posteriormente para prevenir las recidivas perineales.  En la fase avanzada proporciona alivio sintomático de la obstrucción, del sangrado, del dolor y otros síntomas locales

Quimioterapia
Según el estadio del tumor, se prescribe la quimioterapia como tratamiento complementario a la cirugía y para evitar diseminaciones en otros órganos. En la fase avanzada aporta mejoría para algunos pacientes.

Terapias dirigidas con anticuerpos monoclonales

A diferencia de los tratamientos no selectivos con quimioterapia, los anticuerpos monoclonales bloquean al receptor de factor de crecimiento epidérmico (responsable del crecimiento celular). De esa manera, detiene el avance de la enfermedad porque reduce la invasión de tejidos normales por las células tumorales y potencialmente reduce también su posibilidad de expansión a nuevos sitios (metástasis).

¿Se puede prevenir el cáncer colorrectal?

Para reducir el riesgo de padecer cáncer colorrectal se recomienda:

  • Consumir mucha fibra. Las fibras vegetales, húmedas o secas: vegetales, frutas o salvado de trigo, reducen el efecto de grasas y ácidos que promueven el crecimiento de tumores.
  • Disminuir la ingesta de grasas, particularmente las grasas de origen animal, las carnes, sobre todo las rojas, no deben exceder la tercera parte de las calorías que usted consume.
  • No consumir mucho alcohol, sobre todo si fuma. La combinación de tabaco con alcohol es peligrosa: si fuma, deje de hacerlo; si no fuma, no comience.
  • Algunos estudios demuestran que el uso diario de aspirina a baja dosis, puede prevenir el cáncer de colon, aunque en algunos casos su uso puede provocar hemorragias.

También se propone un esquema de controles periódicos de acuerdo con los estándares internacionales.

A partir de los 50 años:

ü         Examen de sangre oculta en materia fecal (busca restos de sangre en las heces): una vez al año.

ü         Tacto rectal una vez al año.

ü         Fibrocolonoscopia o radiografía de colon por enema cada 5 años (permiten visualizar todo el colon).