A iniciativa del diputado Lissalde se establece un orden para realizar las sesiones preparatorias en las que juran los nuevos concejales

El diputado Ricardo Lissalde (Alternativa Peronista) presentó un proyecto por el que busca ordenar y unificar los criterios con el que se realizan las sesiones preparatorias en las que juran los nuevos Concejales y se elijen las autoridades de los cuerpos deliberativos de la provincia.

Lissalde precisó que “actualmente cada distrito las organiza a su manera y con sus particularidades, que en muchos casos contienen serios errores que se repiten a lo largo de la historia democrática del Cuerpo del que se trate, lo que se produce porque existe un vacío jurídico o normativo ya que los artículos 18 y 19 de la Ley Orgánica de las municipalidades son demasiado generales y no existe tampoco en nuestra provincia un ceremonial escrito que se refiera a este tema”.

Esta normativa común sobre el desarrollo detallado de las sesiones preparatorias establece que “se debe reunir en sesión especial preparatoria el Concejo Deliberante saliente con la presencia en el recinto –aún sin ocupar sus bancas- de los concejales electos. El Concejo Deliberante saliente a través de su comisión de poderes será el encargado de emitir dictamen sobre la legalidad de los diplomas presentados por los concejales electos y de aprobar el mismo en la sesión” a diferencia de lo que ocurre actualmente donde los concejales electos se aprueban a si mismos, convirtiéndose en jueces y parte.

Luego de que el Concejal de mayor edad de la lista triunfante en las últimas elecciones asuma la presidencia, se despedirá a los ediles que finalizan su mandato y con la presencia de los Concejales que no cesen se procederá a integrar al Cuerpo a los Concejales electos.

Acto seguido el proyecto contempla que “se tomará juramento como Secretario de la sesión preparatoria al concejal más joven entre los que inician su mandato y luego se procederá a tomar juramento al resto de los concejales titulares diplomados”.

El mecanismo propuesto por el diputado Lissalde establece que: “luego, se elige al nuevo Presidente del Cuerpo quien pasa a ocupar su lugar en el estrado y a su vez propone a el o los secretarios, quienes también deberán prestar el juramento de rigor. A posteriori se elige al resto de las autoridades: Vicepresidente 1º y Vicepresidente 2º,  dejándose constancia, además, de los Concejales titulares y suplentes que lo integrarán. A su vez, los bloques informarán oficialmente sus autoridades internas”.

“De esta manera –recalcó el legislador justicialista- creemos que la asunción de los nuevos ediles y la elección de las autoridades de los Concejos Deliberantes se podrá realizar de manera ordenada, coherente, uniforme y jurídicamente correcta, en todos los distritos de nuestra provincia”.