La amabilidad

 

La amabilidad es tan poderosa, que es capaz de arrancar con las más altas montañas de resentimiento, y hacer brotar de esas ruinas la bella flor del perdón.

 

Tiene tal fuerza que hasta el más embravecido mar se apacigua y se convierte es un remanso de paz en el que brilla fulgurante el sol de la amistad.

 

Su vigor es tanto que en donde las inmensas rocas del odio impiden el paso; construye un sendero que conduce a la verdadera fraternidad ante los humanos.

 

Y allá en donde imperan las densas tinieblas del egoísmo y la maldad, se convierte en la radiante luz que disipa y deja en su lugar la claridad del amor.

 

“LA AMABILIDAD ES TAN PODEROSA QUE ES CAPAZ DE ARRASAR CON LOS RESENTIMIENTOS”