Mística de la unidad

 

Uno de los representantes más importantes de la mística de  la unidad es el Maestro Eckhart. Él habla una y otra vez de la unidad entre Dios y el hombre, y de la unidad de todas las cosas en Dios. El requisito para que el hombre pueda ser uno con Dios, es que se desprenda de todas las imágenes de… y las ideas sobre… mientras permanezca en nosotros una imagen la imagen estará entre nosotros y Dios. Para Eckhart, el silencio puro es el camino para ser uno con Dios y con todo lo que es. Mientras continuemos reflexionando sobre Dios o nos detengamos en las imágenes de Dios, estaremos separados de Dios. La imagen de la fusión es para el Maestro Eckhart el nacimiento de Dios. Y Dios nace en el silencio más profundo, allí donde no penetra ningún pensamiento, ninguna preocupación, ninguna duda y ninguna expectativa de los hombres.

Dios nace en el fondo del alma, en el que todo es silencio. Allí nos fusionamos con él y todo ser. Según Eckhart, toda nuestra felicidad está situada en tal armonía.

Anselm Grün