Disponibilidad

 

Hoy frecuentemente nos engañamos creyendo que la profundidad del amor es sólo un sentimiento interior, una sensación. Pero sentir algo no basta para alcanzar la verdadera profundidad, ya que eso suelo quedar en el nivel superficial de las sensaciones o de la emotividad. Ese sentimiento ineficaz es lo que hoy ofrecen ciertas corrientes seudoespirituales que prometen llevarnos a las profundidades pero nos dejan sólo en la cáscara de los estados de ánimo.

Hay quienes están tan ocupados con la gimnasia, con el tiempo de relajación, con ciertas lecturas espirituales o de autoayuda, y tantas otras recetas para sentirse bien, que ya no les queda tiempo para detenerse ante nadie. Terminan ocupándose de su bienestar. Eso está ciertamente lejos de la sabiduría.

La única técnica segura de la sabiduría son los actos sinceros de amor. El amor me hace capaz de pasar de mi mundo al mundo del otro, de la pasión por sentirme bien a la pasión por el servicio, de los engaños espirituales a la disponibilidad. Eso es lo que me hace auténticamente sabio y profundo. Pero hay quienes parecen tener siempre un cartel en la frente que dice “No molestar por favor”.

¿Qué grado de disponibilidad hay en tu vida hoy?

VMF