Diferencias

 

Un modo de crecer en la comunicación con los mejor demás en intentar mirarlos mejor, aceptando la variedad de seres humanos que hay a mi alrededor. En el realismo de saber aceptar y valorar la belleza y la armonía de este mundo tan variado. Porque este mundo necesita melancólicos, flemáticos, coléricos, pacifistas, nacionalistas, poetas, economistas; aunque esa variedad a veces no me divierta, aunque no me convenga o me moleste.

Los demás tienen derecho a ser diferentes, a cultivar otros gustos y otros planes. Ellos también tienen un lugar en el mundo. Y en su forma de ser, de vivir y de pensar, siempre habrá luces y sombras. Además, incluso de esas sombras, a la larga, puede surgir algo positivo para la sociedad.

Aceptar esto me permitirá asumir que yo también soy una mezcla de luces y sombras. Así no me desesperaré cuando los demás mencionen mis partes oscuras, ni me sentiré un dios cuando mencionen mis luces.

Normalmente los prejuicios me condicionan. Tengo un programa mental que me dice lo que es bello o feo, y eso hace que algunas personas me resulten agradables y otras no. Pero si consigo dejar de lado esa programación que llevo dentro, podré descubrir la belleza que hay en los demás y me sentiré cómodo con los que son diferentes.

VMF