Fútbol. Vamos a hablar de fútbol, aunque de otro tipo de fútbol, no el de la pelota, los arcos y el verde césped sino el de la honestidad, el valor y el honor.

Como ya todos sabemos lo que aconteció en la última fecha del petit torneo, hay muchas y diferentes teorías, opiniones enojos y demás. Fíjese si habrá sido raro lo que paso, que hubo desde compañeros peleados por opinar distinto, hasta beneficiados con bronca y sin entender lo que sucedía.

Huracán, seguramente alegara como motivo, que la conveniencia de esto es que de esta manera enfrentara en la final a un rival diezmado y con muchas bajas importantes.  Y también podrá decir “en el otro partido hubo cosas raras”.

Carlos Calvo, el rival diezmado y de bajas importantes, es quien se vera las caras en unos días con el equipo que hizo lo posible para que se vean en esa final.

Que podrá sentir un jugador de Huracán, si en el minuto 89 de la segunda final esta perdiendo la serie ante el equipo que ellos mismos “eligieron” que clasifique??

Que sentirá Carlos Calvo sabiendo que en el fondo, es finalista pero no dependió de ellos en el momento mas importante??

Que sentirá Apeadero?? por un lado la bronca de lo que sucedió y por lo que se siente damnificado, y por el otro el hecho de decir, “la pucha, tan importantes somos para que pase esto?”.

Que sentirá Argentino, de quien ni se hablaba por no tener chances y termino involucrado en este brete??

Si fue orden del técnico que esto suceda (sigo insistiendo, de los mejores técnicos que vi en el fútbol local y a mi humilde opinión, hoy el mejor, por todo lo que transmite), seguramente tendrá sus justificativos y por algo será.

También es entendible que haya divisiones entre jugadores que querían una cosa y otros que no, porque la primer ley del fútbol dice que al de la camiseta de otro calor se la quito y evito que me haga un gol, al de la misma que yo se la paso y convierto en el otro arco.

El fútbol una vez mas demostró  que no solo se juega en la cancha y no son solo 11 contra 11. También hay oídos, cosas a decidir en segundos, especulaciones y definiciones de oficina.

No se habla si está bien o mal, se habla de la esencia de las cosas.