Repudio de la Juventud Radical a la actitud de los militantes de «La Campora»

La Juventud Radical de Saladillo repudia la actitud de los militantes de la agrupación kirchnerista «La Campora», por utilizar fondos públicos del ministerio de educación para realizar política partidaria en las escuelas, además de mostrar simbología política en dicho lugar.El reglamento general de Instituciones Educativas de la Provincia de Buenos Aires a través del decreto 2299/11 prohíbe este tipo de acciones en los establecimientos escolares.

Como militantes radicales basados en el Krausismo, creemos que la ética tiene que ir de la mano de la actividad política, es por eso que no estamos de acuerdo en utilizar a las personas para sacar un rédito político, y mucho menos a chicos que todavía no han terminado la escuela primaria.

También bregamos por el respeto de las instituciones, porque no anteponemos nuestro partido político por sobre el poder del estado, porque lejos de todo sectarismo, creemos que el que gobierna tiene que gobernar para los argentinos en su conjunto, no solamente para los que son afines al gobierno de turno. Como decía Hipólito Yrigoyen «Los hombres son sagrados para los hombres y los pueblos son sagrados para los pueblos».

En segundo lugar, repudiamos los dichos del Frente para la Victoria a nuestro actual intendente Carlos Antonio Gorosito, ya que no tuvo participación en la nota ni directa ni indirectamente, realizada por el programa «Periodismo para todos» conducido por Jorge Lanata.

Gorosito es un incansable militante, no solamente de las filas del radicalismo sino de la política en general y ha dado muestras de valentía en innumerables circunstancias de su vida, tanto en la función pública, como en su vida privada. Demostró en variadas oportunidades que no es un intendente con prácticas sectarias, y que ha gobernado nuestra ciudad por y para el conjunto de los saladillenses sin distinciones partidarias.

«El pluralismo es la base sobre la que se erige la democracia y significa reconocimiento del otro, capacidad para aceptar las diversidades y discrepancias como condición para la existencia de una sociedad libre» predicaba Raúl Alfonsín incansablemente en sus recorridas por los pueblos. Por lo tanto como referente nacional, los jóvenes radicales continuamos luchando por estos principios.