Huracán y los problemas del fútbol

No soy de ir a la cancha, pero la pasión por Huracán está en mi ADN y siempre sigo de cerca lo que pasa en los torneos que disputa. Y la verdad que no me gusta nada que Huracán pague los platos rotos en todo el escándalo que se armó por algo que es parte de un juego. Respeto las decisiones que se tomaron en Huracán porque demuestra que, de entre todos, son los únicos que se preocupan por solucionar un problema que forma parte de todo el fútbol saladillense.

Y el verdadero problema está más allá de lo que pasó el último domingo en cancha de Huracán, el problema está en toda la violencia que esto desató. Y esa violencia está presente desde hace rato en las canchas, y poco se hace para erradicarla.

Ayer renunció Elvio Vázquez (uno de los mejores técnicos que se han visto en el fútbol local), muchos creerán que es justo porque suponen (o saben, da igual) que fue quien dio la orden de dejarse hacer un gol que llegó acompañado de un gran escándalo.  Y tenemos que saber que si esa es realmente la solución a todo, entonces lo de él, y lo de Huracán es heroico por solucionar los problemas del fútbol saladillense; y si no es la solución a todo, entonces también es heroico por sacrificarse en nombre del fútbol en un intento en solitario por erradicar la violencia de las canchas.

Mucho se habló de respeto en estos días, y Huracán no solo se acuerda ahora, sino que lo muestra en cada partido. Respeta al rival, respeta al público, respeta la propiedad de otros clubes, y lo que es más importante, lo enseña a los chicos en las inferiores desde hace muchísimos años. Y ese fue otro tema concurrente, lo que se enseña a los chicos. Curiosamente es más que fácil de analizar. Viendo jugar a las inferiores de Huracán no se duda un segundo de qué es lo que se les enseña. Juegan en equipo, o mejor aún, como un grupo de amigos; juegan con lealtad, honor, honestidad; disfrutan juntos cuando ganan, y sufren juntos cuando pierden. Dejan todo cuando juegan, y acompañan al equipo cuando no juegan. Sienten la camiseta más que nadie. Y los logros vienen solos.

Mis felicitaciones al Club Atlético Huracán por las excepcionales campañas en todas las divisiones y por la heroica actitud ante los problemas, y espero tener que seguir felicitándolo muchos años más.

Mis más sinceras felicitaciones a Elvio Vázquez por el arduo trabajo y los buenos resultados que dejó en estos años y por sacrificarse en nombre del Club y del fútbol, y espero que en algún momento regrese, para que Huracán vuelva a disfrutar de su gran talento como DT.

Santiago Salas (nieto)