Alegrías y dolores

La vida es una mezcla continua de alegrías y de dolores, de éxitos y de fracasos, de mañanas llenas de luz y de noches cargadas de oscuridad.

¡Cuántos fracasos, cuántos apagones en la vida de todo hombre, aún en la vida de los héroes, aún en la vida de los santos!   No hay que extrañarse, por lo tanto, de que también los tengamos nosotros, aunque no seamos ni lo uno, ni lo otro.

Pero esos héroes y esos santos se hicieron tales, porque supieron armonizar y equilibrar esos momentos, ni se dejaron abatir por las tinieblas, ni se desubicaron por la luz de los éxitos.

Eso también tú lo puedes hacer, y, si lo puedes, lo debes. Nunca te deslices por la cuenta de los vulgares pensamientos y de las acciones innobles.

Deberás caminar siempre con los pies en el suelo, pero siempre de pie, aprendiendo de los tropiezos, todo lo que nos pasa en esta vida es oportuno y necesario para vivamos creciendo y desplegando todas las potencialidades que hay en nuestro interior.

María Graciela Ibarra García

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María