Lissalde se hace eco de los reclamos del campo, solicitó que no se exija el formulario 911 y que se convoque a la Comisión de Emergencia Nacional

El diputado provincial Ricardo Lissalde presentó un proyecto solicitando al Ejecutivo bonaerense que no exija  a los productores agropecuarios, como requisito para solicitar el estado de emergencia o desastre, la presentación del formulario 911 de valuación de la tierra rural, ya que esa documentación obra en poder del Estado en las dependencias de Catastro.

Asimismo, pidió al gobierno provincial que gestione ante el Ministerio de Agricultura de la Nación la urgente convocatoria a la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria a los efectos de que se estudie la eliminación del pago de anticipos a los impuestos a las ganancias, bienes personales y ganancia mínima presunta de los productores agropecuarios afectados por las inundaciones y declarados en emergencia o desastre agropecuario por la provincia.

Precisamente, estos dos puntos fueron reclamados por los productores que se reunieron en la Asamblea Agropecuaria realizada el pasado martes en la sociedad rural de Bolívar, de la que participó el diputado Lissalde junto a otros legisladores de la oposición.

El presidente del boque Alternativa Peronista expresó que “sino se exige el formulario 911 se le solucionará un paso importante a los productores, lo que significa mayor celeridad, menor complejidad y menores costos en la documentación que deben presentar ante el propio Estado, que como hemos señalado, ya posee el citado formulario”.

Y respecto de la convocatoria a la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, el diputado Lissalde –junto al diputado Rubén Eslaiman, del Properonismo que lo acompañó como coautor de los proyectos- señaló que “el paso formal necesario para tramitar la emergencia en el orden nacional es  la declaración de la emergencia o el desastre provincial. Este paso ya se está logrando, por lo que es menester que acto seguido el señor gobernador de la provincia afectada, realice la solicitud pertinente ante las autoridades nacionales del área para que procedan a la convocatoria de la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria a los efectos de declarar la emergencia en el orden nacional, con las consiguientes ventajas impositivas, crediticias y de fondos específicos para obras, que ello significaría”.