Abarca presentó un proyecto de Ley que crea la “Servidumbre de Ocupación Hídrica”

“Hoy existe un concepto naturalizado en los sectores rurales: tener un reservorio de agua es un perjuicio. Esta ley vendrá a cambiar ese concepto. Porque ahora, aquel propietario cuyo campo se inunde y retenga aguas en épocas de excesos hídricos (como ocurrió este año), será compensado por el Estado a través de un canon”, manifestó el diputado provincial Walter Abarca.

A través de esta figura legal el Estado provincial podrá establecer restricciones a la propiedad privada sin necesidad de expropiar. El proyecto destaca que las obras básicas para el control de drenaje pluvial son los denominados “retardadores temporales del escurrimiento pluvial”, y como lo indica su denominación, son obras que retienen temporalmente un volumen de lluvias con el fin de controlar la cantidad de agua que erogan y consecuentemente no saturar la red de drenaje existente.

Descartando la expropiación de terrenos privados se disminuyen los costos de ejecución de obras de “retardo de drenaje pluvial”, puesto que se descarta la adquisición de terrenos. En contraposición, se pretende compensar a los propietarios de los terrenos susceptibles a inundaciones (en los cuales se pretenda realizar este tipo de obras) a través del pago de un canon, que será establecido en función de la recurrencia con que el terreno se vea afectado.