Quién es Elvio Vázquez?

A veces es necesario hablar de algunas cosas, especialmente cuando son buenas.

Algunas familias de Saladillo hoy estamos sufriendo una gran desilusión: la renuncia del Director Técnico de nuestros hijos. Jamás hubiéramos pensado que podía suceder.

No podemos dejar de decir lo que pensamos y sentimos porque no seríamos honestos.

Elvio Vázquez, quien fuera DT del Club Huracán, fue un ejemplo de persona para todos los chicos, desde la sub 15 hasta la primera división.

A través del juego cultivó en ellos grandes valores que cada familia supimos ver y decidimos, sin que nadie nos convocara, acompañarlo desde hace casi dos años, en cada partido que se llevó a cabo, en la propia cancha o en otra, en esta ciudad o en otra. Esto generó muy buenas relaciones entre familias e hijos, tanto que los sábados y domingos se convirtieron en el encuentro necesario en la cancha. Todos íbamos a ver a todas las divisiones.

Lamentamos lo sucedido, pero solo una persona con dignidad y honor hace lo que él hizo sin tener culpa alguna. Por el otro lado es lamentable también que nuestros hijos se pierdan la oportunidad de aprender de un técnico que transitó en la primera división de los mejores equipos del país y nuca lo dijo, no en segunda o tercera división.

Cuando llevó a un grupo a probarse a San Lorenzo, en un restaurant los chicos quedaron asombrados de la relación que tiene con grandes como Menoti, Cappa, y nunca había contado nada. Humildad es lo que le sobra y le falta a tantos.

Hemos ido a muchos partidos, a muchas canchas y hemos visto a muchos técnicos.

Somos madres y por eso sabemos lo que significa para nosotras ver como Elvio cuida a nuestros hijos; jamás los instó a la violencia, a la protesta, a cometer una falta. Cada partido terminaba con el saludo obligado al adversario. Su bandera siempre fue el esfuerzo y la superación en los jugadores. Por eso, pese a quien le pese, llegaron al mejor lugar.

Hoy muchos juzgan sin saber. Es real que en las canchas hay muchas cosas indeseables, pero no con este técnico.

Nos inunda una gran tristeza ver como los chicos y grandes lloraron por su renuncia. Muchos coparon su kiosco todos estos días, prometen no seguir jugando si no es con Elvio y nosotros los padres decimos lo mismo.

¿Eso es ser mala persona?

¿Qué significa «errar es humano» cuando no hubo error de su parte?

¿La imagen se limpia en desmedro de una persona que no lo merece?

No alcanza con el agradecimiento. El mal ya se hizo.

Elvio: muchos padres somos los que creemos en vos, porque te conocemos más de lo que piensan. Queremos que sigas con ellos en esta sociedad de hoy en la que quedan muy pocos modelos para los jóvenes y porque sabemos que ofertas como técnico te caen a diario.

Has hecho docencia con ellos: el que fuma no entrena, el que llega tarde no juega, el que protesta te tiene que escuchar. Cada uno de nosotros los padres puede contar un montón de anécdotas en favor de la educación de los chicos. ¿Cómo no lo vamos a decir? ¿Qué es lo que se está juzgando? ¿quiénes son los que tiran la piedra y no se miran? quiénes son los que levantan el teléfono y dicen sandeces?¿o son ejemplos de vida? Basta de canalladas, pongamos las cosas en su lugar y que una vez por todas gane el que se lo merece. Si hay honestidad habrá personas que deberán salir a retractarse de lo que dijeron: por sus hijos, por sus hinchas y por sus amigos. Tres palabras que te pertenecen: tus hinchas: nuestros hijos y nosotros: tus amigos.

Gracias.