Armendáriz participó del debate sobre el voto a los 16 años en la provincia

En la sesión llevada a cabo el jueves en el recinto de la Honorable Cámara de Diputados de la provincia, el diputado provincial Alejandro Armendáriz expresó la postura del Bloque de la Unión Cívica Radical, que acompañó el proyecto para bajar la edad de los electores a 16 años, y criticó a los legisladores del FPV por negarse a tratar la modificación a la Ley Electoral que redundaría en una mejor representación de las minorías.

El proyecto del diputado Juan de Jesús (FPV), sostiene la modificación de los artículos 2 y 4 de la ley provincial 5109 donde, además de bajar la edad de los electores, establece que será de forma optativa. En tanto que Armendáriz, había presentado un proyecto alternativo coincidiendo en varios puntos con el oficialista pero estableciendo la obligatoriedad a partir de la edad de 17 años, fundamentándolo en las características similares que existen, a nivel regulatorio, con los jóvenes de 18 años.

El Diputado saladillense, manifestó que “los jóvenes de nuestro país se encuentran en igualdad de condiciones junto al resto de los ciudadanos al momento de elegir a sus representantes y que esa cuestión no está en duda, no obstante ello, es necesario incorporar nuevos conceptos al sistema de educación donde los estudiantes cuenten con las herramientas necesarias al momento de elegir en una contienda electoral” y agregó, “dicha enseñanza escolar no debe tener un fin de adoctrinamiento partidario, sino formar cívicamente a los jóvenes votantes de cara al futuro, lo que redundará en una sociedad con mayores responsabilidades en la “cosa pública”, permitiendo así el fortalecimiento de nuestro sistema democrático.

A su vez, la oposición en su conjunto, reclamó al oficialismo avanzar aun más en la Ley electoral, y otorgar a las minorías mayor representación, a partir de la aplicación del sistema D’Hont para el reparto de los cargos de legisladores provinciales, concejales y consejeros escolares, lo que permitirá el acceso a los cuerpos deliberativos a las minorías.

En este sentido, Armendáriz ejemplificó el caso de Saladillo, donde de 14 concejales,  el oficialismo gobernante cuenta con 10 bancas, siendo mayoría absoluta. Lejos del egoísmo político, el dirigente provincial sostuvo que los partidos opositores en distintos años electorales habían logrado insertarse en la sociedad de manera positiva y que por culpa de la ley actual no habían conseguido lograr una voz en el concejo.

Aunque la totalidad de los bloques opositores estuvieron de acuerdo en plantear estas reformas, el bloque del FPV decidió no tratar sobre tablas esta modificación a la ley electoral.