Justicia por Marita Veron

La absolución de los 13 imputados por la desaparición y el sometimiento de Marita Verón es un claro caso de corrupción que nos vuelve a enfrentar a la urgente necesidad de democratizar y modernizar al poder judicial. Otra vez nos vemos en la obligación de condenar un fallo vergonzoso que volvió a defraudar a todo un pueblo que esperaba que se hiciera justicia.

Además de las muestras de respeto y acompañamiento incondicional a la lucha que desde hace 10 años lleva adelante Susana Trimarco, hoy estamos obligados a insistir sobre la necesidad de militancia y organización para modificar estas estructuras arcaicas que funcionan como corporaciones.

Hemos escuchado en varias oportunidades que la justicia habla a través de sus fallos. En este caso, más que nunca, ha quedado en claro que algunos de esos fallos no están al servicio del pueblo y la voluntad popular, sino que benefician a otras corporaciones del poder y a las mafias.

Junto a nuestra Presidenta, una vez más, exigimos mayor profundización en la democratización de los tres poderes del Estado porque estamos convencidos de que es imprescindible avanzar con la independencia de la justicia: independencia política, ideológica, religiosa y económica

NUEVO ENCUENTRO

Saladillo