Cuando la responsabilidad en el trabajo queda en evidencia

Da gusto pasar por Plaza España, mirarla, ir a caminar, a pasear, a jugar, a correr….

Siempre está linda, prolija, con el pasto bien cortado, con árboles y arbustos en condiciones y siempre regados.

Es muy agradable parar, aunque sea un momento y disfrutar del hermoso caudal verde que se nos ofrece.

Pero para que esto ocurra hay un responsable. Él es Carlos Freccero; el placero del lugar. Nunca está quieto. Siempre trabajando, cortando el pasto, regando o podando.

Si llueve, igual se da un vuelta; y si le preguntás a qué va? responde, que aunque llueva necesita ir igual, que desea quedarse tranquilo que todo esté bien y se dispone enseguida a juntar del piso los papeles y bolsas que encuentra tirados. Se ocupa de que todo esté bien y se preocupa cuando ocurre algún hecho negativo en el lugar, o si se quema alguna de las luces.

Carlos, no sólo es un excelente y responsable placero, también es muy buena persona, siempre está de buen humor y deja traslucir que disfruta de su trabajo y que quiere mucho a esa Plaza.

En nombre de muchas personas quiero hacer público el agradecimiento a Carlos Freccero. Sabemos que esto no es natural que ocurra en muchos ámbitos de trabajo. También, felicitaciones a los responsables del área: a Jorge González («Gonzalito) y a Inés De la Orden. Aunque no se los digan, o no lo hagan publico, hay muchos saladillenses que piensan lo mismo que expreso en este momento.

Viviana Rodríguez

(D.N.I: 21446648)