Enfoca tus energías en otro lugar

 

Siempre es mejor enfrentar los problemas racionalmente y evitar echarles culpas a los demás o a uno mismo. Más conveniente que buscar culpables es encontrar una manera práctica de encauzar las energías en algo que alimente un futuro mejor.

Cuando buscamos culpables, terminamos alimentando el odio o la tristeza. Los demás pueden equivocarse y hacernos daño, pero de nada nos sirve vivir sospechando de los otros e imaginando las malas intenciones que puedan tener.

Si sospechamos que otro tiene malas intenciones, es necesario confirmarlo con datos concretos y seguros, pero no dar supuesto que todo lo que se nos cruza por la cabeza es así. De esa manera sólo crearemos más fantasmas inútiles y dañinos, y gastaremos nuestras energías en perseguir esos fantasmas en lugar de buscar soluciones reales a los problemas.

VMF