Las Malvinas y la necesidad de crear vínculos

El 2 de abril de 1982 se produce el desembarco argentino en las Islas Malvinas, situación que originó una guerra contra el Reino Unido que duró dos meses y que se cobró la vida de 649 argentinos. El conflicto bélico fue parte de la decisión política del gobierno militar de Leopoldo Galtieri con el objeto de que la recuperación del territorio, diera el impulso que estaba perdiendo su régimen.

En ese momento, la sociedad civil creyó que la guerra, era el mejor medio de que las islas vuelvan a estar habitadas por argentinos. Sin embargo, meses después se tomó conciencia de que las armas sólo colocaron al país en una situación más complicada ante el objetivo principal y, además, causó un dolor hasta hoy irreparable.

Las Malvinas son argentinas pero es importante pensar que una de las estrategias a implementar que resolver el conflicto, sería una colonización pacífica donde se interrelacionen cultural, política y comercialmente las dos sociedades. Es preciso saber que las islas nunca van a pertenecernos si no encontramos el modo de que sus habitantes se sientan parte.

Nuestra principal carencia, y por ello una debilidad, es la falta de vínculo con quienes habitan esas tierras, la vía diplomática es sólo una de las formas de reclamarlas pero no es la única. Es necesario ganarse el respeto, haciendo las cosas bien como país y teniendo coherencia en el tiempo.

Malvinas es un sentimiento de nacionalidad que logra unir la conciencia de los argentinos haciendo renacer un fuerte espíritu de identidad, por la memoria de quienes arriesgaron su vida por nuestra tierra recordemos que debemos construir un camino en común que nos permita sólo tomar las armas del diálogo y la unión para seguir reclamando.

A 31 años de ese trágico suceso, reivindico la soberanía argentina sobre las islas e insto a seguir intentando recuperarlas creando vínculos que logren entendimiento sobre nuestro derecho sobre las mismas.

Ricardo lissalde

Diputado