Sebastián, hermano de Manu Ginóbili, brindó una charla en Ciudad

Esta noche, Sebastián Ginóbili, hermano del argentino que juega en los San Antonio Spurs en la NBA, estuvo en el club Ciudad de Saladillo brindando una charla a los chicos. Habló de Manu, su carrera y de Marcos Delía.

Se hizo presente en nuestra ciudad gracias a la vinculación que mantiene con el entrenador del club Ignacio Fermín, siendo ambos oriundos de Bahía Blanca. Acompañaron también el presidente del club Justo Idoeta y Gastón Rial.

Sebastián comentó que habitualmente no da este tipo de charla aunque si mucho en campamento con chicos donde la charla se da habitualmente. Aseguró que la charla de hoy fue muy buena, interactiva con la posibilidad de transmitir que él hizo durante tantos años y responder las preguntas sobre “Emanuel que es el jugador al que todos quieren emular”.

Sebastián jugó 20 años en la Liga Nacional, habiendo empezado a los 17 años se retiró en mayo del año pasado. Dijo que le quedó el amor por el deporte y ahora está devolviendo un poquito siendo entrenador ya que recientemente se convirtió en el entrenador de Weber Bahía Estudiantes para la temporada 2013-14 de la Liga Nacional de Básquetbol. Contó que el ofrecimiento por 3 temporadas lo sorprendió dado su escasa experiencia como entrenador pero que es un desafío muy grande por lo que ahora debe preparase en la formación del equipo.

Respecto del básquet en general en el país, dijo que es muy popular y que espera que cada año se vuelquen más chicos a practicarlo ya que hoy tenemos de ejemplo a la Generación Dorada por lo que espera que tomen buenos ejemplos del compromiso y sacrificio de ellos para con el deporte y con el país. Agregó que es muy difícil comparar y que por ahí costará un poquito más de tiempo conseguir otro equipo tan sólido en varios aspectos como ese pero cree que con trabajo y posibilidad de tener más chicos jugando será posible.

Respecto del saladillense Marcos Delía expresó “tuve la suerte de entrenar con él. Él estuvo a prueba en Libertad de Sunchales cuando yo estaba entrenando y él estuvo creo que una semana allá. Es un jugador con muchísimo potencial, un tamaño no muy normal en nuestro país, donde carecemos mucho de altura y ojalá que tenga mucho tiempo de desarrollo. Uno a veces apura las cosas a una edad muy corta acá en Argentina y creo que la madurez del jugador está entre los 28 y 30. Marcos tiene muchas cosas para dar y ser un puntal en la selección Argentina durante los próximos 10 años”.