Imágenes de Dios

Es muy importante reconocer las malas ideas que tenemos de Dios en nuestro interior y descubrir que son falsas. Descúbrelas y destrúyelas.

Pero no puedes hacerlo solo, porque es algo muy profundo. Conviene pedirle al Señor que él mismo destruya esas imágenes y nos muestre su verdadero rostro de amor, para que ya no le tengamos miedo ni escapemos de su presencia. Si nos dejamos amar por él, experimentaremos esa ternura tan respetuosa y bella, y su amor echará fuera todo miedo.

Además, para que ya no tuviéramos excusas, recordemos que Dios se hizo hombre, se hizo pequeño para compartir nuestra vida. Imaginémoslo hecho un niño en Belén. ¿Quién puede tenerle miedo a un niño inofensivo?

Abandonemos todo temor y descansemos en sus brazos par que él sane nuestro ser por todas las tensiones inútiles que nos ha causado ese miedo. Y pidámosle perdón por querer escapar de su presencia.

VMF