Día de la Independencia

Este 9 de Julio se celebra un nuevo aniversario de la declaración de nuestra independencia. Se trata de la declaración y firma del Acta por parte de los diputados provinciales reunidos en Tucumán. Se consolidaba así el ciclo iniciado con la Revolución de Mayo, que tenía como objetivo conseguir la independencia definitiva de toda dominación extranjera y organizar una forma de gobierno propia.

Este importante hecho se da como respuesta a un largo y complejo proceso, que no estuvo exento de marchas y contramarchas, y de momentos cargados de tensión e incertidumbre tanto a nivel nacional como a lo largo y ancho de América Latina.

La Declaración de la Independencia Argentina se da en el peor momento de la emancipación americana. Bolívar había sido derrotado, Chile estaba nuevamente en manos de los realistas y los españoles, que amenazaban Salta y Jujuy, apenas eran contenidos por las guerrillas de Güemes. Asimismo, Fernando VII había recuperado el trono de España y se preparaba una gran expedición cuyo destino era el Río de la Plata. La Banda Oriental estaba ocupada por los portugueses.

Fue entonces cuando el coraje argentino se manifestó y logró con la firma del acta trazar los primeros lineamientos de lo que luego sería la Argentina.

Está claro que no puede asignarse a sólo un día y a un hecho puntual la carga simbólica de nuestra constitución como Nación libre y soberana. Pero sí podemos destacar que esa fecha marca un punto de inflexión de un proceso que termina de consolidar nuestra identidad.

En este 9 de Julio renovemos los votos de hacer una patria grande y de pensar que todo es posible.

(*) Dip. Prov. Ricardo Lissalde