Paz interior

No podemos pretender vivir sin complicaciones, dificultades y dolores. Es cierto que hay que hacer todo lo posible para solucionar las dificultades importantes, pero lo mejor es es tratar de mantener la paz interior que nos brinda la seguridad de que vivimos y actuamos conforme a la verdad más profunda que nos habita, porque cuando actuamos desde nuestra verdad más profunda todo es mejor y todo tiene soluciones que, quizás, jamás nos imaginamos.

No tenemos que desprendernos de todas las cosas o personas que nos rodean, los necesitamos y nos necesitan. A veces queremos solucionar las cosas escapando de las personas o de las situaciones que nos provocan conflictos pero no siempre es la mejor solución. Es más sano vivir liberados de esclavitudes interiores, de ideas, expectativas, de esa manía de querer controlarlo todo y abiertos con confianza a todo lo que nos presenta la vida, abiertos a la aceptación y la entrega. Si aprendemos a soltar lo que se acaba, nos liberaremos ,de un sufrimiento inútil porque lo que se fue se terminó. Todos tenemos dolores pero el sufrimiento es opcional.

María Graciela Ibarra García

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María