Game over

Deja de esperar que las circunstancias sean las adecuadas y el momento, el ideal. Deja de postergar tus ilusiones. Deja de hacer planes y empieza a ponerlos en práctica.

Un poquito cada día. Das un paso y eso genera un impulso que, paso tras paso, va ganando velocidad.

Deja de postergarlo, porque llegará el día en el cual, cuando quieras darte cuenta, no habrá ya lugar para pedir tiempo extra.

No estás en un videojuego ni sentado frente a la televisión viendo una película. Cuando en la pantalla de tu vida aparezca “game over” o “Fin”, no tendrás la posibilidad de poner otra moneda para seguir jugando ni de presionar “play” para volver a empezar.

Juega ahora que estás a tiempo, y juega el juego que deseas jugar. Empieza, y el resto será mucho más sencillo.

Gabriel Sandler