Fracasos

Acéptalo de una vez. La única manera de tener éxito es fracasando. Si no estás dispuesto a fracasar un par de veces antes de lograr lo que te has propuesto, ni siquiera lo intentes.

Lamentablemente, es lo que le pasa a mucha gente. Ni siquiera lo intentan. Por el miedo al fracaso se pierden montones de experiencias maravillosas e innumerables satisfacciones, dejan de resolver sus problemas y evitan superar los desafíos que la vida les presenta.

Para no temer al fracaso, debes empezar sabiendo que no será eterno. No lo vivirás una y otra y otra vez. Algunas  veces, tendrás que aceptarlo como parte del proceso de aprendizaje; y cuando te hayas golpeado lo suficiente, sabrás lo que no funciona y, por lo tanto, sabrás también lo que si funciona.

No hay peor gestión que la que no se realiza. La única batalla que seguro se pierde es aquella que no se libra. Lo único ridículo de tener miedo al ridículo es, justamente, aceptarlo como parte de tus emociones. Sacúdete de encima todos esos pensamientos limitantes y anímate a fracasar, para disfrutar así del camino hacia el logro.

Gabriel Sandler