Respuesta de Adalberto Bruno a Delía

Sobre el tema de mi renuncia no pienso contentar una por una de las cosas que se digan, pero aquí hay varias que debo contestarla para que no hayan dudas, aunque mi conciencia está totalmente tranquila con lo que digo y sostengo.

Primero: es verdad que Marcos Delía (padre) nunca me pidió que lo haga, yo lo consulté para ver si quería que lo hiciera y el me contestó, “ya fuimos una vez y no nos dieron bola”…

Segundo: Delia (padre)dice: “desconozco la relación que pueda tener el señor Bruno (si es que tiene alguna) con el club”- creo que esto es sentido común , si hace 10 años que existe la peña y que fui su presidente, ¿ en verdad cree que no tengo ninguna relación?

Tercero; Delia (padre)dice: “Lo que le informé cuando se comunicó conmigo mucho tiempo después de la contratación, es eso: que lo había venido a buscar el señor Córdoba (vino dos veces a Saladillo) y que estaba contratado”, nunca se comunicó conmigo después de la contratación , reitero, me entero por el diario digital La Sintesis.

Cuarto: Delia (padre)dice: “En todo este proceso el señor Bruno no tuvo ABSOLUTAMENTE ninguna participación (salvo la de su imaginación)”, es verdad que tengo mucha imaginación, pero justamente en este caso no la apliqué

Quinto: Delia (padre)dice: “Es la misma situación que si mi vecino me reclamara una comisión porque vio un partido de básquet de Boca por televisión”, me da risa.

Sexto: Delia (padre)dice: “ le aconsejo sanamente que si quiere plata vaya a trabajar” , primero que yo particularmente no estoy pidiendo plata para mí, lo que estoy diciendo es que el mismo porcentaje que se ganaría en los casos de ser representantes o presentar jugadores ante clubes, ese porcentaje es el que estaría reclamando para la peña, que es una institución con personería jurídica, NO PARA MI BOLSILLO, y segundo, creo que queda demostrado claramente el trabajo que venimos desarrollando con la peña “late un corazón azul y oro”, ayudando a distintas instituciones durante estos DIEZ AÑOS como para que nos mande a trabajar, ahora, si el “que vaya a trabajar”, va dirigido hacia mi persona, podría decirle al señor Marcos Delia (padre), que he trabajado desde muy chico, comenzando lavando copas en un restaurant y no me avergüenzo de eso, lo poco que tengo lo disfrutamos muchísimo junto a mi familia y con eso me alcanza y sobra , a mí NADIE ME HA REGALADO NADA.

Y por último, todavía no he “perdido la razón, no soy un mentiroso consumado y menos me imagino cosas”, es por eso que las pocas veces que voy a la Iglesia entro tranquilo y lo seguiré haciendo porque TU ABOGADO SEGURAMENTE NO SERÁ MEJOR QUE EL DE AMBOS, es Dios y sabe QUE NO MIENTO.