Otra dimensión

Preocupación, angustia y ansiedad son palabras que reflejan emociones cotidianas, sensaciones que experimentas demasiado a menudo. Forman parte de una dimensión de tu vida que tiene que ver con aquello que resulta aparentemente evidente. Están íntimamente relacionadas con nimiedades a las que sueles dar más peso del que realmente tienen.

De alguna manera tú sabes, como le decía el Zorro al Principito de Saint Exupéry, que lo esencial es invisible a los ojos. “No hagas una montaña de un grano de arena” y “no te ahogues en un vaso de agua” son dichos de la sabiduría popular que apuntan a eso: a no dar a las preocupaciones cotidianas más peso del que realmente tienen.

Recuerda, porque ya lo sabes, que hay otra dimensión por la que también transcurre tu vida. Haz una pausa, toma una respiración profunda y recuerda todo lo bueno dentro de lo realmente importante y trascendente que sí tienes. Conecta  con la paz interior, la tranquilidad de espíritu que te ayudará a sintonizar con esa otra dimensión en la cual las cosas fluyen y son como deben ser, ni más ni menos, llegando en el momento justo, ni antes ni después.

Gabriel Sandler