“Uno parte de todo”. Muestra de pintura y escultura de Pedro García Lavín, por Cristina Sarubbi

Pedro juega en “Uno parte de todo”: ¿Uno es parte del todo?, es decir, “¿forma parte del mundo como absoluto?”, o ¿“uno parte, comienza, surge del todo?” ¿Y por qué no ambas posibilidades, y también las que seguramente no se me han ocurrido a mí, y acaso sí a él, o a cualquiera de las demás personas que asistieron a la muestra de Pedro García Lavín este sábado 17 de Agosto en la casa de Susana Soba?

Buena música, buen vino, buena gente y, sobre todo, buen arte: globos que se transforman en hombres y/o humanos tan ingrávidos como globos; ojos que son peces y/o peces que nos miran; garzas tan coloridas como guacamayos y/o guacamayos tan señoriales como garzas.

Óleo, acrílico, metal, madera, alambre: cualquier soporte vale, pragmático como un banco, o “inútil” como un adorno o un cuadro.

Uno mismo (¿Pedro, su “yo artístico”, mi yo, el del que especta?), y todo está en cada obra.

En sus cuadros y esculturas, García Lavín ha encontrado el equilibrio justo entre el arte figurativo y el no figurativo. Y además se involucra en el mundo seductor de lo lúdico, en el que las formas definidas y los colores intensos lo divierten, y también nos divierten.

Los esperamos el domingo 18, el lunes 19 y durante tres fines de semana más en la casa de Susana Soba (una maravilla que hay que conocer), en calle Mitre N° 3333, entre Taborda y 12 de Octubre. Porque Pedro juega, pero juega en serio.