Palabras

 

Poder hablar es maravilloso. Pensar lo que vas a decir también lo es. Considera por un momento lo que significa el don de la palabra, tener la capacidad de comunicarte con los demás.

Pero ten cuidado, no te llenes de palabras sólo por no poder convivir con el silencio. Sentir que las palabras que dices son sentidas, pensadas, medidas y equilibradas te llena de una sensación de plenitud. Si lo que haces es sólo parlotear, te quedarás vacío.

Decir lo que uno piensa es muy bueno. Pero pensar antes lo que se va a decir, y cómo decirlo, es mejor aún.

Presta atención a tus diálogos. Toma conciencia en cuanto a si lo que estás diciendo vale la pena, y si así no fuese, no gastes más tiempo y energía en ello. Sintoniza otro canal y siente el placer de hablar con sentido.

Gabriel Sandler