Impusieron el nuevo nombre, Ingeniero Agrónomo Horacio Giberti, a la Escuela Agropecuaria de Cazón

En la mañana de hoy, se procedió a realizar el acto de imposición de nombre Ing. Horacio Giberti a la Escuela Agropecuaria de Cazón.

En dicho acto, estuvieron presentes el Intendente Carlos Gorosito, el Inspector Jefe Regional Alejandro Castellán, la Inspectora Distrital Nélida Polimeno, Inspectores de diferentes áreas, el Diputado Provincial Walter Abarca, autoridades del Consejo Escolar de Saladillo, autoridades en general, comunidad educativa y familiares del Ing. Giberti como su hijo Jorge.

Previo a que comiencen los discursos se descubrió una placa en la cual está escrito el nombre impuesto a la institución educativa.

El nuevo Director de la Escuela Agropecuaria de Cazón, Ing. Oscar Marcó dijo que el proceso de imposición del nuevo nombre, Ingeniero Agrónomo Horacio Giberti, de la entidad, llevó más de dos años tras un deseo del gobierno provincial de que todas las escuelas tengan su nombre.

Para llegar hasta él se consultó a docentes, vecinos y alumnos sobre la base de una persona que haya estado asociado a la cultura, la educación o a la relación de la escuela con la comunidad.

Giberti fue presidente del INTA durante el gobierno de Frondizzi, un hombre desarrollista de la post guerra mundial y responsable del desarrollo agropecuario del país que continúa hasta hoy.

Hacia 1970 fue secretario de Agricultura e impulsó la renta potencial de la tierra asociado a la brecha tecnología y los rendimientos reales de la época, que hacen que hoy la Argentina tenga rendimientos altos y se mantenga al campo como el motor potencial del país.

El Inspector Castellán agradeció a los presentes por haberlo invitado al acto y agregó que sin dudas el nombre impuesto a un establecimiento educativo le permite tener una identidad en este caso la del Ing Giberti.

Dijo que leyendo la historia de la escuela, que comenzó a funcionar en el año 1986 con 43 alumnos de los cuales 7 eran mujeres, pudo ver y apreciar el crecimiento que ha tenido llegando a la actualidad a contar con 133 alumnos lo que denota un compromiso de varias personas, compromiso de un Estado Nacional, Provincial y Municipal y de gestión institución que la hizo crecer.

Aseguró que trabajando todos en equipo se logrará una educación integral para todos los jóvenes que no solo les tiene que permitir soñar con mundos posibles sino que les tiene que permitir construirlos y transformarlos.

El Intendente Gorosito recordó los inicios de la Escuela, luego de la vuelta a la democracia, que era necesario contar con tal servicio educativo para la comunidad que hasta el momento no poseía nombre.

Destacó la personalidad del Ing. Giberti sobre el cual dijo que fue un hombre que mantuvo un compromiso con su tiempo pero para con los tiempos y con la sociedad. “Un hombre que fue multifacético, abarcó varias ramas y yo mas que Ingeniero Agrónomo lo definiría como un hombre político y comprometido con su tiempo y con los tiempos que iban a venir. Siempre hay que tomar partido y ese era sin ninguna duda Horacio Giberti”.

Aseguró que el pensamiento de Giberti sirve para comprender el porque debemos de dejar de ser un país

agro exportador, proveedor de materias primas solamente para insertarlo en el mundo dándole valor agregado a nuestra producción primaria.

Coincidió que no se haya respetado la resolución que en un punto determina que deben pasar 10 años de fallecida la persona para que pueda ser colocado su nombre en homenaje. “Me hubiese gustado que Giberti hubiese visto que en un pueblo, para algunos desconocido, de la República Argentina en el medio de la Pampa húmeda se le está rindiendo homenaje a uno de los hombres mas lúcidos que ha tenido la Argentina”.

Por último aseguró que Giberti debe ser el espejo en el que debemos mirarnos y que siempre quedará vivo en la historia del pueblo de la Argentina y en la historia de la Escuela de Cazón. Solicitó a los familiares una foto, la que ellos eligieran, para que un artista local pudiera pintarla y que de esa manera presida el establecimiento.

Como es costumbre, el Intendente entregó un cuadro al Director de la Institución Ing. Oscar Marcó.

Jorge Giberti, hijo del Ingeniero homenajeado, se dirigió a los presentes destacando que además de ser su padre una personalidad como la describieran fue un excelente padre y jefe de familia.

Contó anécdotas de su padre como cuando los enviaba a él y a su hermano a fichar libros que llegaban a su casa donde había bibliotecas por todos lados, como profesor universitario cuando tomaba exámenes a libro abierto, como cuando lo hacía estudiar a su nieto. “Era un docente de alma, era un investigador riguroso y por último era este hombre político comprometido con su tiempo que no tiene que ver con lo partidario”.

Relató que en el año 74, la Triple A llamaba a su casa para amenazar a su padre y él les contestaba de mala manera. “Eso a mi me llevó a comprometerme con la política… No importa con quien muchachos, comprométanse. No importa si es en un partido político, si es en una ONG o en algo pero a la vida hay que encontrarle un sentido y eso para mi fue la enseñanza mas importante que me dio mi viejo”.

Añadió que siendo un “furibundo anti peronista” terminó trabajando para un gobierno peronista porque había entendido que había que tener un compromiso no solo de lo técnico sino con lo político que tenia que ver con los intereses generales del País.

Entregó al Director Marcó y para que quede en el establecimiento una medalla que le habían entregado a su padre desde el INTA a los 40 años del desarrollo.