Luciano Zaccaro: viaja a EE.UU. con la ilusión de participar en el IRONMAN

El triatleta actualmente radicado hace un par de años en Saladillo, y nacido en la ciudad balnearia de Necochea, en pocos días emprende el viaje hacia Las Vegas EEUU (la ciudad de las luces y los casinos) para realizar los últimos entrenamientos de aclimatación, donde el domingo 8 de septiembre competirá a nivel mundial en el IRONMAN Triathlon World Championship 70.3 Las Vegas.-

Luciano logró la clasificación para la competencia Mundial de Las Vegas, el 26 de Agosto de 2012 en el Ironman 70.3 Triathlon que se realizo en la ciudad de Penha-Brasil, y en donde realizó una formidable carrera, alcanzando el segundo puesto en su categoría de edad. En Brasil, compitió con representantes de distintos países ubicándose en un lugar privilegiado del podio tras un enorme esfuerzo.

El campeonato Mundial se disputará en el Lago Las Vegas-Henderson. Se iniciará con la etapa de natación de 2km, luego la etapa de ciclismo desafiando unos 90km que incluyen varias subidas, y finalizando con la etapa de corrida a pie de 21km en las áreas residenciales de Henderson-Las Vegas. Ya han confirmado su participación más de 2.000 atletas provenientes de 50 países.

Por otra parte, Luciano es el primer triatleta de Saladillo en participar en el Mundial de la especialidad, viene realizando un intenso entrenamiento diario en las tres disciplinas, bajo las órdenes de su entrenador Prof. Mariano Méndez. Su puesta a punto en doble turno lo ha llevado a estar en buena forma y mentalizado en realizar una buena presentación, aunque cada competencia es un desafío.

El sólo hecho de cruzar la meta y colgarse la medalla de “finisher” ya es una batalla ganada, por superación personal y ante las adversidades extra físicas de la prueba.

“Por más que larguen 2000 o 2 personas en cualquier lugar del mundo, para mi es exactamente lo mismo, la competencia es contra uno mismo, contra el reloj, la superación, la constancia, la pasión, la entrega, el sacrificio, el esfuerzo y la perseverancia, el desafío es cruzar esa barrera en que el cuerpo te pide que te detengas y la mente te dice un poco más, un poco más».

Como siempre Luciano agradece fundamentalmente a su entrenador por el apoyo incondicional, a todos sus amigos y familia que son quienes durante todo el año lo acompañan en este deporte.