Marcos Delía en Ole: No hay ningún motivo para sentirme intimidado

130828 Marcos Delia OleMarcos Delía no se achica a pesar de dar ventajas de kilos y experiencia. El pivote de 21 años habla de su rol, el progreso en los amistosos y los consejos de Scola. Va a ser titular en Caracas.

Rubiecito, de pelo lacio, Marcos Delía tiene cara de más pibe de lo que es (21 años). Y encima, con menos kilos, años y mañas que otros pivotes, uno podría creer que los rivales lograrían superarlo sin problemas. Sin embargo, el chico de Saladillo, más allá de su tranquilidad y humildad fuera del campo, sabe lo que tiene que hacer en la cancha y ha demostrado que la imagen no es todo. “Yo juego. No hay motivos para ir para atrás o sentirme intimidado por nadie”, le admite a Olé recién llegado a su habitación del hotel en Caracas, donde desde el viernes Argentina buscará una de las cuatro plazas para el Mundial. Habla despacio, con frases cortas, pero con claridad. “Somos un equipo nuevo y sabíamos que la preparación sería muy importante. Por suerte estamos muy bien, confiados y tranquilos por la previa que hicimos, pero sabiendo que los partidos por los puntos todavía no comenzaron”, asegura como un sabio veterano.

-Has sorprendido en esta previa, ganándote la titularidad y rindiendo cada partido un poco más.

-Yo me he sentido muy cómodo. Ser titular me ha dado confianza, lo mismo que lo que pude progresar en los amistosos y los elogios de mis compañeros.

-¿Te liberó saber que ya estabas dentro de los 12? -Un poco sí. No era que dudaba pero nunca sabés… Yo soy tranquilo, pero tenía esa ansiedad de querer saber. Y fue una felicidad cuando me enteré.

 

-¿Pero te ha sorprendido a vos tu nivel? Estás jugando casi más que en Boca y estás en la Selección. ¿A qué lo debés? -Yo estoy muy contento con la chance que me da Julio (Lamas). Por suerte entendí rápido el rol y me está ayudando mucho jugar al lado de Scola, porque absorbe marcas y te deja espacios. Yo busco jugar con confianza y concentración para aprovechar todo.

-¿Qué te pide Lamas? -Que me complemente con Luis, que juegue sin pelota y corra la cancha, aprovechando mi juventud y movilidad. Yo debo estar 100% preocupado por la defensa y luego ver qué me queda en ataque.

-¿Cómo es jugar en pareja con Luis? Uno debe jugar, no sólo mirarlo, ¿no? -Y sí, a veces uno se la da y se queda mirando (se ríe), pero debo jugar sin la pelota. Ya nos vamos conociendo con la mirada y nos entendemos mejor. Debo saber cuándo cortar, darle espacio o ganar el medio para recibir su pase.

-¿Qué te pide? -Que caiga fuerte en el rol hacia el aro y que defina más. A veces me cuesta tirar, pero él me lo pide, así no pueden dejarlo tan solo y lo libero un poco más.

-Ya supiste lo que es enfrentar a Batista, Joel Anthony o Danny Santiago, pivotes ásperos y con experiencia. ¿Cómo fue? -Los tomo como grandes desafíos, de una exigencia grande, pero me olvido una vez que comienza el partido. Ellos tienen más años de experiencia y juegan intenso, pero no tengo por qué sentirme intimidado. Me fue bastante bien y eso me deja más tranquilo.

-¿Cómo juega en vos ser el pivote titular del seleccionado con 21 años? No hay mucho historial de jugadores tan jóvenes en esta posición.

-Lo sé, la tomo como una oportunidad increíble. Trato de disfrutarlo, de aprender mucho, pero a la vez de ayudar al equipo a clasificarse. Lo mío vendrá solo.

Fuente: www.ole.com.ar