Carta al señor Elvio Vázquez

Señor Elvio Vázquez:  soy dirigente del Club Atlético Argentino, pero me expreso como ciudadano que con cierta periodicidad hace público su pensamiento en distintos temas sin ánimo de confrontar o polemizar, simplemente aporto mi punto de vista, sabiendo desde luego que será compartido por algunos y por otros no, lo importantes es respetarnos.

Hablo de fútbol también, porque hace 40 años que estoy ligado a este deporte en Saladillo. Podría contarle infinitas anécdotas al respecto. Fui  hincha, jugador, dirigente de Club, de  la Liga. Sobre el tema concreto y atendiendo a vuestras declaraciones quiero decirle que me resulta dificultoso creer en su palabra, y otras consideraciones. Dijo Ud:  “Lo único que lamento de todo esto es que todo el mundo se acuerda o habla de lo sucedido durante los últimos tres minutos y no se están acordando del gran campeonato que hicimos “. Discúlpeme pero no es cierto, la prensa de Saladillo se ha ocupado y muy bien de Huracán durante todo el campeonato, merecidamente  por cierto, fue destacando cada semana la buena labor producida. Es cierto que el acento cae fuertemente en esos tres minutos, y sabe por qué dio tanto que hablar, porque fue novedoso y recibió otros calificativos también, como vergonzoso, mal ejemplo, antideportivo, por citar los más adecuados. Sabe por qué novedoso, porque no hay recuerdo en Saladillo de una actitud tan incorrecta como esta. Mire, a lo largo de la historia del fútbol en Saladillo han ocurrido distintos hechos, por ejemplo, diferentes maneras de acompañar, recibir, dialogar, con árbitros a cambio de recibir alguna ayuda, se cortó deliberadamente la luz de la cancha para provocar la suspensión de un partido, se inundaron  las áreas con agua para inducir la suspensión, se presentaron  documentos de identidad apócrifos para permitir la habilitación de algún jugador, en fin señor, ocurrieron muchas, como se dice en el fútbol, “picardías”, pero como la que ud. protagonizó, nunca se vio. No recuerdo a un técnico llamando a uno de sus jugadores para pedirle que comunique a sus compañeros que tenían que dejarse hacer un gol, por eso se habla tanto. Ud. Le ordenó a su equipo que entregue la bandera, que se “achique” frente a su adversario, sepa señor que, sin ser hincha de Huracán, le puedo decir que la historia de Huracán no habla de renunciamiento, siempre fue “al frente”, nunca agachó la cabeza. Prueba de lo que digo la puede encontrar en esos jugadores que desoyeron su propuesta y quisieron evitar semejante traición al honor. También la puede encontrar en esos hinchas que repudiaron y reprocharon su actitud y su accionar, contrario a la rica historia del Club Huracán. Se sigue lamentando por todo lo que se habló de esos tres minutos.

Dije que me cuesta creerle porque además, sobre lo ocurrido ud. en distintos reportajes ha dicho: “NO VI  EL GOL PORQUE ESTABA DE ESPALDAS “,  “FUE UNA DESCONCENTRACION DE LOS JUGADORES”, hoy dijo “FUE UN ERROR DEFENSIVO”. Señor Vázquez, cree ud. que somos todos tontos, que no entendemos nada. Si me permite, con todo respeto le digo: trate de no aclarar más porque lo único que hace es oscurecer. Le dijo a la prensa también:  “si están buscando un culpable, o buscan culpar a algún jugador, Ud se hace cargo de lo sucedido”. Señor Vázquez, deje de dar vueltas y diga lo que sabemos la mayoría de los que andamos en esto, diga de una vez que el señor Vicente LLamedo, gran dirigente y mejor persona, reflexivo y controlado a la hora de discutir fuertemente, que se encuentra en las antípodas de quien esto escribe, diga que Llamedo al enterarse por la prensa del 5° gol de Apeadero lo llamó a Ud. y analizaron rápidamente esta situación que terminó con la indicación a los jugadores que todos sabemos. Basta de darle tanta vuelta al asunto. No involucre a otras instituciones y a otras personas, si creen que se equivocaron digan que se equivocaron, digan eso, nos equivocamos, qué problema hay, quien no se equivoca. Me parece señor Vázquez, que en lugar de decir un día una cosa y otro día otra, no habla muy bien de ud. diga la verdad con la cabeza bien alta y hágase responsable de sus acciones, seguramente podrá contar con mayor consideración y respeto, desde luego que si es así, podrá contar con el mío. Atentamente.

Guillermo Raúl Ni Coló.

 DNI: 14.437.703