Lissalde expreso su preocupación por el fracaso de la política triguera

El diputado provincial Ricardo Lissalde presentó un proyecto en la cámara baja bonaerense por el que solicita que el cuerpo exprese “su más profunda preocupación por el fracaso de la política concretada por la Secretaría de Comercio Interior de la Nación en materia triguera, que hoy afecta al mercado interno por el aumento de precios de sus productos derivados y el desabastecimiento, y solicite la eliminación de las retenciones a las exportaciones de trigo y liberar el mercado a los efectos de promover la siembra.”

En los fundamentos del proyecto, el diputado del Frente Renovador señala que: “La República Argentina tiene una producción de trigo que ronda las 9 millones de toneladas, de las cuales los productores han vendido 5 millones de toneladas a los exportadores y 3 millones más a los molineros” y coincidiendo con el presidente de una de las entidades, la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Etchevehere, afirmó que “los problemas con el precio y abastecimiento del trigo surgen porque el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se peleó con sus ‘socios’, en referencia a los exportadores y la molinería. Guillermo Moreno le aplicó la Ley de Abastecimiento a las personas que están sentadas en la misma mesa triguera”

“Vale recordar que los derechos de exportación de trigo significan algo más de 300 millones de dólares. Los exportadores compraron el trigo a 220 dólares en enero y ahora venden a más del doble por la intervención de la Secretaría de Comercio Interior tras la crisis que exhibió el valor del pan y la harina. Esto representa un brillante negocio para el sector exportador, que no logró colocar en el exterior la totalidad de los 5 millones de toneladas que compró tras concluir la cosecha triguera por falta de autorización oficial.”

Lissalde recalcó que “hoy falta credibilidad en las políticas oficiales para el sector, se vislumbra mucha incertidumbre en cuanto al incremento de la siembra, y no se ven en el horizonte políticas consensuadas con los países del MERCOSUR, cuando deberíamos estar produciendo para abastecer la creciente demanda de esta región”.