Qué vas a hacer

 

Cuando eras niño, más de una vez te habrás enfrentado a la poco creativa, y más inútil aún, pregunta que indagaba sobre… ¿qué vas a ser cuando seas grande? Alguien, alguna vez y con esa chispa tan propia de los pequeños de nuestros días, respondió con sagacidad, simplemente: “¡Voy a ser… grande!”.

Otros, menos despiertos y más estructurados, respondíamos con un abanico de posibilidades que iban desde astronauta hasta bombero, azafata y piloto, deportista famoso o estrella de televisión. Años más tarde, y dejando atrás niñez y adolescencia, tus planes se enfocaron en tus verdaderos sueños e ideales.

El tiempo ha pasado y aquí estás hoy. Ya eres “aquél” grande que ibas a ser, y lo más probable es que no seas ni hagas aquellas cosas que solías responder de pequeño. Es un buen momento, entonces, para hacer una pausa y revisar cuánto de éste que eres tiene que ver con aquél que planeabas ser en aquellos tiempos en que tus sueños e ideales parecían invencibles.

Ya sea que tu yo presente sea tal como lo imaginabas o que nada tenga que ver, la pregunta no es ésa sino esta otra: ¿te gusta tu presente? Si la respuesta es afirmativa, toma conciencia y disfrútalo al máximo, porque no formas parte de la mayoría.

Si tu actualidad no fuese como deseas, proponte hoy mismo hacer algo que te dé alegría y tenga que ver con aquello que soñabas. Por mínimo que parezca, hazlo. Verás que no es tan difícil como parece.

Gabriel Sandler