Desacelera

 

Los días no te alcanzan para completar todo lo que te habías propuesto. La lista de cosas pendientes crece progresivamente, hasta que algunas, las menos prioritarias según alguna escala de valores nunca suficientemente meditada, se caen de ella víctimas del olvido y arrolladas por la catarata inmensa e imparable de nuevas “cosas por hacer”.

Cada año que pasa parece más corto que el anterior y esto podría deberse, en cierta medida, a que te has acostumbrado a la cultura de la inmediatez. Sin embargo, ese aparente acortamiento del tiempo podría provenir también de una toma de conciencia que, en algún punto del camino, todos hacemos: la línea de llegada está, cada veinticuatro horas, un día más cerca.

Darte cuenta de que no tienes todo el tiempo del mundo podría conducirte a una carrera desenfrenada que, la mayoría de las veces y paradójicamente, lleva a que la vida termine resultando más corta aún de lo que podría.

Desacelera. Enfócate en menos cosas, en las más importantes. Encara una por vez y llévala a cabo concentrada y eficientemente, respirando hondo y en paz. Vivirás más tiempo, y el que vivas será para vivirlo a pleno, no tan sólo sobrevivirlo.

Gabriel Sandler