Presente

 

Cuando te duchas, te duchas. Mientras lees, lee. Si estás estudiando, estudia. De los miles de pensamientos que cruzan por tu mente, sólo eres consciente de unos pocos. Si en el “momento menos pensado” te dijese: “¡Ahora!, ¿qué estás pensando, justo ¡ahora!?”, apuesto a que la respuesta te sorprendería.

Tus pensamientos forjan, a la corta o a la larga, tu realidad. Así que bien te valdría ser bastante más cuidadoso con lo que piensas. Intenta, por todos los medios, darte cuenta de los pensamientos que habitan tu mente. Y, conscientemente, enfócate en cosas positivas, en los “sí, puedes”, dejando de lado y descartando pensamientos limitantes y negativos. No luches contra ellos, tan sólo reconócelos y reemplázalos.

¿Qué no es fácil? Claro que no lo es. Pero eso no significa que sea imposible. Acostúmbrate a preguntarte en qué estás pensando, y poco a poco la respuesta dejará de sorprenderte. Y, mejor aún, empezará a agradarte.

Y como en un gran rompecabezas, como en uno de esos juegos de encastre de los que tanto disfrutan los más pequeños, todas las cosas en tu vida se irán alineando, encajando unas con otras, haciendo un maravilloso clic y delineando la más bella foto de tu realidad futura.

Gabriel Sandler