Día del maestro

En el día de los Maestros quiero para celebrarlos, hablar de la escuela que ellos a diario construyen, porque sin ellos la escuela no existe. Una escuela donde dar la palabra nos hace más dignos, una escuela donde transita la palabra, una escuela que al tomar la palabra atiende a la emancipación del pensamiento, del que aprende pero también del que enseña. Hablar de la escuela como el lugar indicado para que eso suceda. Hablar de la escuela como aquel cobijo o techo que aparece donde hay alguien que aprende. Quiero hablar de las transformaciones sociales y también de las tecnológicas y atendiendo a ellas, hablar de la transformación que provoca la palabra, transformación que produce nada más ni nada menos que libertad y confianza.

Sé que son tiempos en los que a veces es difícil dar y tomar la palabra, pero que entonces la pasión nos salva, que cuando estamos perdidos no hay como tocar la tierra o mirar un aula, y en el aula los ojos de quién seguro espera encontrar un sabio de la enseñanza. Es en ese instante que nos volvemos maestros y nada nos inquieta porque contamos con la certeza de habernos encontrado, para hacer más grande nuestra escuela pública.

Un abrazo a todos mis queridos Maestros.

Prof. Nélida Polimeno

Inspectora Jefe Distrital

Saladillo

Saladillo, 11 de Septiembre de 2013