Triste 16 de septiembre

En un día como hoy, pero del año 1955 se desarrollaba uno de las jornadas más tristes de la historia Argentina. La plaza de mayo era cruelmente bombardeada. Decenas de personas inocentes murieron en la autodenominada “Revolución Libertadora”, nombre que no se adecua a la esencia conservadora y represora de aquel Golpe de Estado.

El General Perón, Presidente democráticamente electo, era destituido a través de la violencia, el odio y la intolerancia. Aquella fue una fecha teñida de tristeza e impotencia. Sin embargo lo que pretendió ser un final, no fue más que el principio de la  resistencia peronista.  Hoy se cumplen 58 años de aquel suceso y los resultados están a la vista, el Peronismo esta tan presente en la vida política nacional como en aquellos años.  No ha existido una lectura histórica que no rescate el carácter trasformador y auténticamente revolucionario de este movimiento, que tiene como bandera, el trabajo, la justicia social y la soberanía nacional.

Un 16 de septiembre también pero del 1976, comenzaban los secuestros de diez estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata, en la denominada “Noche de los Lápices”. Otro golpe de estado, el más terrible de todos, a espaldas del pueblo torturaba, secuestraba y reprimía. Aquellos jóvenes, casi niños, son la herida misma y la desgracia que tiño aquellos años.

Esta fecha debe llamarnos a reflexionar a todos los argentinos, nunca mas deben repetirse sucesos como estos en nuestra nación. Es la democracia el único camino posible para dirimir nuestras diferencias, plantear las discusiones y elegir el destino del país en un marco de tolerancia, aun en las diferencias.

La paz, el trabajo, la justicia y la solidaridad son las fronteras que se asoman en el horizonte de quienes estamos luchando por una Patria Grande.

Alicia V. MARCH

Diputada Provincial