Esperando la primavera

Chicos de CETIDIM hicieron tareas de jardinería junto a empleados de la CES

Como acción de intercambio interinstitucional y en el marco de un proyecto de integración que se impulsa desde la Cooperativa Eléctrica de Saladillo (CES), chicos del “Casa del Abuelo Goyo” de CETIDIM participaron de una jornada de jardinería para recibir la llegada de la primavera.

Un grupo de alumnos del Centro de Día acompañados por sus docentes asistieron a la sede del Consejo de Administración donde fueron recibidos y agasajados por las autoridades de la Cooperativa, compartiendo tareas de jardinería junto al personal.

La actividad se desarrolló en el marco de un proyecto de integración que busca potenciar las habilidades de las personas y que en la CES se concreta con el sistema de prácticas profesionalizantes. Mediante esta modalidad un grupo de alumnos de la Escuela Especial se interactúan en el ámbito de la Cooperativa realizando tareas que les permiten adoptar saberes como experiencia previa para en un futuro insertarse en el mercado laboral.

Al respecto el Presidente de la CES, Osmar Carletti, comentó que “en la Cooperativa estas acciones que contribuyen al desarrollo de las personas y fortalecen el sistema educativo mediante la integración de las instituciones es uno de los pilares de la gestión”.

Por su parte los chicos del Centro de Día regalaron a la Cooperativa flores realizadas con materiales reciclados, portando una leyenda que expresa que “toda acción trae su consecuencia. Plantar flores es una promesa de felicidad y de dicha afectiva”.

LA PRIMAVERA DEL AMOR (Por Juan Bautista Serna*)

Era un día de primavera, me levanté muy temprano a tomar unos mates y después salí a caminar y observar la naturaleza que siempre me enseña cosas nuevas. Llegué hasta una plaza muy grande donde había muchos jóvenes y chicos. También había gente mayor.

Seguí caminando, algunos chicos estaban tomando mates y otros preparaban sándwich para el mediodía.

Algunos jugaban a la pelota, otros con globos de colores. Seguí caminando, miré hacia arriba de los árboles y los pájaros cantaban con mucha alegría.

Al llegar a un banco de la plaza, había una pareja de abuelos que se hacían caricias, de pronto llegó una nena que les dijo-: Abuelos, ¿me puedo sentar con ustedes?, enseguida los abuelos le hicieron un lugarcito. Había terminado el amor de pareja para dar el paso al amor de abuelos.

Seguí caminando, miré hacia arriba de otros árboles y un hornerito estaba haciendo su casita con mucho amor por su pareja y por los pichoncitos que estaban por venir.

Mirando el cielo dije:-¡ Muchas Gracias Dios, por existir la primavera!

Juan es autor de “La primavera del amor” y otras historias.

*Juan Bautista Serna nació en Lanús Oeste, el 05 de Diciembre de 1948. A temprana edad le diagnosticaron Retardo Mental Moderado y Paraparesia Espástica. Su mamá dedicó su vida a cuidarlo y a realizar algunos trabajos que él podía hacer en casa. Le leía muchos cuentos y el que más le gustaba era “La estufa Enriqueta”. Desde el 2003 es interno del Centro de Día “Casa del Abuelo Goyo” en la ciudad de Saladillo. Participó en dos concursos literarios de cuentos cortos, donde obtuvo los terceros puestos. Viajó a Sierras Bayas (Olavarría) para recibir un diploma con el cuento titulado “El Balón de las Nubes”, y otro en Buenos Aires con el cuento “La Primavera del Amor”, desde ahí hasta el día de hoy sigue creando historias acompañado de sus orientadoras. Sigue viviendo con alegría, porque como él dice “veo que hay gente que me aprecia y que me tiene en cuenta. Paso muchas horas escuchando radio, principalmente tango. Veo pocos programas televisivos, ocasionalmente fútbol y programas de deportes”.