Tal vez

 

Me parece que…, quizás, tal vez, probablemente, creo que, puede ser, es posible, eventualmente, yo diría que…

Por más certeza que tengas y aunque creas estar absolutamente seguro de lo que sea que se trate, date siempre un espacio para la duda. Desde el más pequeño de los detalles hasta el más complejo de tus problemas, se resolverían mucho más fácilmente si tuvieses la humildad de plantear tu punto de vista abierto a que quizás exista otro, tanto o más valioso que el tuyo.

Plantarte con prepotencia y autoritarismo podría darte resultado durante un tiempo, pero en el largo plazo será insostenible. El desmoronamiento de semejante estructura te haría tantísimo más daño que el que habría significado haber resignado alguna posición, aceptando que no siempre tenías razón.

Considera que los otros puedan tener ideas tan brillantes como las tuyas. Déjate ayudar dando lugar a los demás. Imponer tu punto de vista no sólo no suma, sino que resta. Resta apoyos, actitud positiva, fuerza y motivación. Duda de tu propia certeza y, paradójicamente, darás lugar a una maravillosa sinergia con los demás en la que el uno más uno terminará resultando mucho más que dos.

Gabriel Sandler