Frustración

 

Cuando las cosas no marchan como esperas, ¿te enojas, te sientes frustrado y, enfurruñado, pataleas como un niño, te cruzas de brazos y les das la espalda a los problemas? No es esa una respuesta muy productiva que digamos…

Otra posibilidad sería, en cambio, enfrentar la situación y, mirándola atentamente, buscar lo que ella tiene para darte. Porque, cuando las cosas no marchen como esperas, la mayoría de las veces estarás ante un trampolín que te permitirá dar un salto incremental en tu vida.

Cuando las cosas no son como uno quiere, suele suceder que hay otras cosas, otras posibilidades esperando ser exploradas, desarrolladas. Y para eso, primero hay que descubrirlas. Búscalas detrás de la frustración, detrás de los contratiempos y de los problemas.

Si pudiste transformar el pataleo en algo productivo si te animaste a aprovechar la frustración y, a partir de ella, descubriste el camino que intentaba mostrarte, cuando finalmente mires atrás hacia eso que te angustiaba, agradecerás que así haya sido.

Gabriel Sandler