Cavalli, luego de un robo de 160 mil pesos, se quejó del accionar policial en Saladillo

Armando Cavalli dijo que el sábado por la tarde llegaron dos desconocidos jóvenes aparentemente en un auto buscando una cama de bronce, en el momento en que los invitó a pasar para tomarle los datos, uno de los mal vivientes le aplicó un fuerte golpe de atrás con un hierro que le provocó el desmayo, “ellos creían que me habían matado, yo pude arrastrarme solo hasta afuera” explicó y dijo que él retoma la conciencia en el hospital y no recuerda cuando se arrastró hasta la calle ni cómo lo hizo ya que estaba atado.
Se quejó que el Comisario dijo que fueron unos golpes de puño cuando en realidad le pegaron varios golpes dejándole varios cortes en la cabeza, espalda, hematomas en diversas partes del cuerpo.
Especificó que le roban unos 160 mil pesos que había cobrado de una venta importante a la acería de Bragado producto del esfuerzo de mucho tiempo. Agregó que lo iba a depositar el viernes pero s ele pasó.
Cavalli dijo que es la quinta vez que lo asaltan, pero no de forma tan violenta como esta y que más allá del hecho va a continuar en la actividad.
Su hija Amanda dijo que no esperaban este hecho, “el sábado unas niñas que estaban jugando vieron a un hombre con sangre en el piso y avisaron a los familiares, quienes avisaron a la ambulancia del hospital” contó y agregó que la ambulancia llego rápido pero el patrullero tardó más y llegó con un solo policía que les dijo que no podían traer más efectivos porque no tenían personal, y que ellos consideran que debieran haber estado con más móviles y efectivos realizando una primera busque ya que se trataba de un hecho grave.
Dijo que la primera denuncia telefónica fue a las 15.00, a las 16 hs se realiza la denuncia en la Comisaría y el fiscal llegó a las 17.30 hs a la Terapia del Hospital, y les manifiesta que le avisaron a las 17 hs y ellos se preguntan que pasó en esas dos horas, que no había comisario, ni policía, ni patrulleros, ni nada, “uno piensa que hay zona liberada, nos preguntamos qué pasó en esas dos horas”.
Se quejaron de que el comisario nunca se acercó a ver qué paso, ni le conocen la cara, además de no tomarle declaración a ella que fue la primera persona en llegar al lugar.