Vuelve

 

Imagínate sentado a orillas de un lago, arrojando piedritas sobre su quieta superficie. Desde el centro mismo del impacto, pequeñas ondas circulares se expanden simétricamente, alejándose y volviendo, al mismo tiempo, desde y hacia ti.

Tus pensamientos y acciones producen el mismo efecto. Generan su impacto y siguen barriendo la superficie, afectando todo lo que tocan y volviendo, siempre e indefectiblemente, a ti. Y lo que es peor, o mejor, dependiendo de lo que hayas emitido, cuando vuelven lo hacen multiplicándose muchas veces por sí mismos.

Todo lo que va, vuelve. En este preciso instante, hay cientos de miles de búmeran volviendo a ti; ¿te agrada lo que estás por recibir? Ten presente, hoy, que todo lo que pienses y hagas volverá a ti. ¡Asegúrate de que sea lo que quieres!

Gabriel Sandler