Urgente o importante

 

Es nuestra carrera diaria por llegar vaya uno a saber dónde, suelen competir cuerpo a cuerpo lo urgente y lo importante. A grandes zancadas, corren a los codazos y empujones tratando de sacarse ventajas.

Casi siempre y lamentablemente, lo urgente cruza primero la línea de llegada, relegando a un constante y eterno segundo puesto a lo importante. Mañana, ese día que nunca llega, espera ansioso y en vano que cumplas la promesa de darle a lo importante el lugar que se merece.

Transfórmalo, no dejes pasar ni un solo día más. Date tiempo ahora, ya, para eso que has venido postergando. No permitas que un día, mirando atrás, tu único sentimiento, mientras le pides perdón a lo importante, sea de arrepentimiento.

Gabriel Sandler